Blog

Latest Industry News

TEST DRIVE: BMW PRESENTA SU TRILOGIA DE ENTRADA 114i – 116i – 316i

BMW no esta dispuesto a sacrificar su escencia y ADN en sus modelos de entrada. Eso fue lo que pudimos comprobar al testear la trilogía de los “entry level” que la firma alemana ofrece en Chile, representados por los modelos 114i, 116i y 316i, con precios de $14.400.000, $16.400.000 y 19.500.000, respectivamente.

Una sólida puesta en escena de los modelos es acompañado por la calidad de materiales y equipamiento presentes en su interior, características que dan fe de que se trata de exponentes dignos de la firma de Bavaria. A través de la invitación de Williamson Balfour Motors (WBM) pudimos realizar un breve test drive donde experimentamos el comportamiento de los modelos en ruta y ciudad.

CARACTERISTICAS COMUNES PRESENTES EN EL 114i, 116i y 316i

Los tres modelo comparten equipamiento standart como el botón de encendido y apagado del motor y el reconocimiento remoto de la llave, lo que significa que sólo basta abrir el auto con el botón del control y subirse, para luego apretar el mencionado botón de arranque sin necesidad de introducir llave o control alguno.

Asimismo, todas las unidades integran el sistema Start/Stop (el que se puede desconectar) que detiene y enciende el motor automáticamente en situaciones como esperas de semáforo o en atochamientos vehículares, por lo que es un importante elemento que permite otorgar la considerable eficiencia en el rendimiento en ciudad que manifiestan los tres exponentes.

La recuperación de la energía de frenado es otro de los sistemas que ayudan al buen rendimiento del motor, cargando la batería a través del funcionamiento de empuje cuando el conductor quita el pie del acelerador. Por otro lado, el sistema controlador de la experiencia de manejo es manejado a través de un switch ubicado a la izquierda de la palanca de cambios, permitiendo elegir entre las modalidades EcoPro y Sport entregando y sacrificando desempeño por economía, con la opción de desconexión de los sistemas de asistencia electrónica de estabilidad.

Los tres modelos disponen del completo aparataje de seguridad electrónica pasiva como son frenos ABS con antibloqueo (discos en las 4 ruedas) , Control Dinámico de Estabilidad (DSC), bloqueo electrónico de diferencial (funciona con el DSC apagado), distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD) y Control electrónico de frenado en curva (CBC), entre otros. Asimismo, una serie de airbags están atentos a proteger a sus ocupantes en la eventualidad de una colisión.

Otras comodidades son los vidrios eléctricos en las cuatro puertas con sistema antiapriete y one touch, pantalla multifunciónde 6,5″ con mando de perilla iDrive y alarma antirrobo con desconexión de arranque de motor.

La Puerta de Entrada Trasera a BMW: 114i

El BMW 114i fue el primer modelo que tuvimos brevemente en nuestras manos. El hatchback de 5 puertas es el modelo más económico presente en la gama de los alemanes en Chile y está disponible desde $14.400.000 y sólo con la caja mecánica de 6 marchas. Fue el responsable de nuestra principal conclusión respecto a que los alemanes no transan su escencia frente a la presión de ofrecer precios bajos: el modelo muestra un interior que está lejos de ahorrar equipamiento y que entrega todo el feeling y tacto que caracteriza a los alemanes: un manubrio sólido y con un completo arsenal de mandos en él, el mismo que forma parte de modelos superiores, al que se suman excelentes terminaciones y materiales. Se agradece la integrando de la famosa pantalla de 6,5″ y la perilla iDrive en una unidad considerada básica. Se siente que uno se esta “poniendo” un BMW y eso se agradece.

Sin embargo, el precio tiene su eco en la performance del modelo. El BMW 114i logra una tímida entrega con sus 100 hp a 4.000 rpm y 180 Nm disponible entre las 1.100 y 4.300 vueltas de motor que emergen de su motor de 4 cilindros twin turbo de 1.6 lts. El modelo no ofrece inyección directa de combustible o High Precision Injection, según explicaron en WBM, lo que es la principal característica que lo diferencia del modelo que le sigue, el BMW 116i que ofrece mayor potencia y torque.

Lo anterior se refleja al momento de sacar al hatchback de la inercia o al exigir recuperaciones obligando a seleccionar marchas de más fuerza. La aceleración 0 a 100 km/h reportada por los alemanes del BMW 114i es de 11,2 seg., mientras que la recuperación de 80 a 120 km/h en 4º marcha se logra en 11,7 seg. y 14,8 seg. en 5º. Sin embargo, una vez que logra velocidad en carretera, se comprueba la eficiencia de su caja manual de 6 marchas (recordar que el modelo no está disponible con automática de 8 velocidades), ya que en sexta mostró un régimen de revoluciones que rozó las 2.500 rpm a 120 km/h, evidenciando de esta manera el consumo reportado en carretera de 21,3 km/lt. En ciudad, BMW dice que este modelo logra un rendimiento de 14 km/lt, lo que son cifras más que destacables que prometen un ahorro en el presupuesto mensual que se agradece.

Dejando de lado el tímido desempeño del BMW 114i, en todo momento se sintió que manejábamos un modelo de la casa de Bavaria, gracias a detalles que caracterizan a la marca como la sensibilidad de su acelerador de dos etapas, frenos, sensación al volante y equilibrio de peso en la unidad, teniendo en cuenta que el modelo mide 4,324 mm de largo, 1,765 mm de ancho y 1.421 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.960 mm. Su peso es de 1.290 kgs. aunque con el desempeño del motor pareciera que fuese más.

BMW 116i SPORT LINE

Pese a que no pudimos probar esta unidad por una cuestiíon de logística, nuestro análisis es que por $2 millones adicionales al BMW 114i se obtienen un motor que entrega un comportamiento que se presenta bastante más aceptable (lo pudimos apreciar al manejar el 316i, sedán que monta el mismo propulsor), además de un look mucho más atractivo, tanto interior como exterior, gracias a al personalidad entregada por el kit Sport Line. Además, dispone de la opción de techo eléctrico, lo que no es posible integrar en el 114i. Otros detalles estéticos son las molduras de aluminio en las puertas con el logo “BMW Sport” y luz ambiental de la cabina variable entre naranjo, rojo y blanco.

EL BMW 116i utiliza el mismo bloque de 1.6 lts. y 4 cilindros, con el mismo doble turbo, aunque esta vez se incorpora inyección directa (High Precision Inyection) de combustible, logrando así una entrega de 134 hp a 4.400 rpm y un torque que se eleva hasta los 220 Nm entre las 1.350 y 4.300 vueltas de motor. Así, el BMW 116i reporta una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 seg. con la caja manual y de 9,1 seg. para la opción automática y una velocidad final de 210 km/h para ambas transmisiones. Así es, el modelo está disponible tanto con caja mecánica de 6 velocidades, como con la automática de 8 relaciones.

Teniendo en cuenta lo anterior, la recuperación de 80 a 120 km/h disminuye respecto al 114i logrando 8,6 seg. en 4ta y 10,6 seg, en 5ta sin hacer diferencias respecto a la transmisión, por lo que asumimos que es el mismo desempeño para ambas.

El consumo del BMW 116i para ambas transmisiones bordea los 14 kms/lt en ciudad, mientras que en carretera es de 21 km/lts. entregando un elemento importante de economía que puede ser gatillante para la decisión de compra, sobretodo en un segmento de entrada como del que hablamos y considerando el uso que se le de al vehículo. Las emisiones de CO2 apenas alcanzan los 132 g/km, cumpliendo con el standart de emisiones Euro 5.

BMW 316i, EL SEDAN REPONSABLE DE SUMAR NUEVOS CLIENTES

El contacto más extenso fue el que tuvimos con EL BMW 316i, tras conducirlo desde Piedra Roja en Chicureo hasta la sucursal de WBM en La Dehesa a través del camino Juan Pablo II que considera una serie de pronunciadas subidas, bajadas y curvas. Como decíamos, utiliza el mismo motor del BMW 116i, el 4 cilindros de 1.6 lts. con doble turbo e inyección directa (132 hp – 220 Nm) y sólo se ofrece con la transmisión automática de 8 velocidades. La diferencia de plataforma respecto al hatchback no permite establecer una comparación técnica igualitaria respecto al 114i, aunque se siente inmediatamente la diferencia en las prestaciones.

Tras circular unos 30 minutos y con 3 ocupantes a bordo más el conductor concluimos lo cómodo que resulta la transmisión automática para caminos sinuosos, sobretodo en motores de baja cilindrada y con desempeño moderado, que implican un contante manejo de cambios, en este caso, de forma robotizada, aunque también la utilizamos en la opción manual para comprobar la potencia del enganche en las bajadas.

La primera sensación al sentarse en el puesto de conducción del 316i es la posición deportiva que entrega, lo que es claramente una característica “racing”, aunque se trate del sedán de entrada y de una versión “económica” de la unidad, teniendo en cuenta la existencia de otras variantes estéticas de más alto precio identificadas como Sport Line, Luxury Line y Modern Line, cada una de las cuales puede ir asociada a las distintas opciones de motorización, las que entregan modificaciones en el look exterior e interior, como se explicó en el lanzamiento de la Serie 3 en Chile hace ya un año.

El bajo centro de gravedad se nota de entrada teniendo en cuenta un asiento con regulación de altura lo más bajo posible. Da la sensación de quedar que el capó queda a una altura considerablemente más alta que lo normal, entregándo una excelente y cómoda visibilidad. La misma sensación de dominio visual entrega el espejo retrovisor y los laterales, estos últimos muy cómodos y situados en una posición que hacen muy cómo manejar la unidad.

Asimismo, las distintos “estados de humor” entregados por el sistema de control de la experiencia de manejo se notaron a cabalidad, y resulta muy didáctico como aparece el esquema del vehículo en la pantalla central de la consola, cada vez que uno elige entre las opciones EcoPro, Sport y Sport+, explicando gráficamente que es lo que está sucediendo al cambiar de modalidad.

Abrir chat
Powered by