Blog

Latest Industry News

Prueba de Modelos M de BMW en Las Vizcachas

El BMW M Power Tour 2011 aterrizó en Chile para mostrar la gama deportiva de la reconocida firma alemana a clientes, invitados y prensa automotriz chilena, representados por la conocida letra M, sinónimo del performance extremo de algunos autos elegidos por los ingenieros de bavaria. Hablamos del mítico M3, en sus versiones coupé y sedán, y los SUV X5 M y X6 M, modelos que están disponibles a través de Williamson Balfour Motors, importadores de BMW en Chile. Respecto al nuevo M5, se está a la espera de su pronta llegada al mercado nacional, mientras que del comentado Serie 1 M ya hay dos unidades circulando por las calles del país. El evento de la gama M tienen lugar en el circuito de Las Vizcachas y se desarrollará hasta mañana. AutoLujo tuvo la oportunidad de asisitr a este fascinante experiencia y comprobar la potencia y precisión del M3 y X6 M. Aquí comentamos nuestras impresiones.

La llegada al circuito de Las Vizcachas tenía como ambientación acústica el inconfundible sonido de los “M” que ya se encontraban girando por la pista, con ese característico ronquido apreciable en las aceleradas y a las compresiones audibles en los enganches, que gatillan la pasión por los motores de los más apasionados por el tema. En una entretenida y didáctica sesión pudimos observar a casi la totalidad de la gama M de BMW, la cual cumple 26 años de historia desde la primera aparición del M3 en 1985, modelo que inicio la obsesión de los alemanes por trasladar la experiencia y emoción que se viven en las competencias a modelos homologados para calle.

Previo a la prueba de autos, hubo una introducción por parte de instructores de manejo quienes explicaron las condiciones del circuito y las características de los vehículos que estábamos prontos a conducir.

Contacto con el BMW M3 Coupé

Ya al momento de sentarse en el M3 Coupé se percibe el ADN de BMW y la inconfundible sobriedad de su interior. El motor ya se encontraba encendido y el ralentí registraba unas estables 800 rpm en los clásicos relojes que caracteriza a los M. La unidad testeada fue aquélla provista del conocido motor V8 de 4.0 lts. (según los rumores, será el último que incorporaría el M3, ya que se estaría desarrollando la próxima generación con un V6 triturbo). ¿La transmisión? La automática de 7 velocidades y doble embrague M DKG con las correspondientes levas al volante, aunque también está disponible la manual de 6 velocidades, preferencia de los más puristas, dentro de los cuales nos incluímos.

Nos encontramos justo detrás otro M3 Coupé conducido por uno de los dos pilotos profesionales contratados para el evento y entrenados en Alemania por la compañía, encargado de contener a los ansiosos conductores que lo siguen, a través de sus instrucciones que se pueden escuchar en las radios al interior de cada uno de las unidades de pruebas. La voz de nuestro amigo mexicano, Pepe Montaño nos indica que es momento de engranar primera y acelerar.

Ya al presionar el acelerador sentimos el despertar de los 420 hp disponibles a 8.300 rpm y los 400 Nm de torque peak alcanzables a las 3.900 vueltas. La sensación inmediata es de precisión: el deportivo se siente muy apretado y estable en su salida dibujando una limpia recta, teniendo en cuenta que se encuentra con el sistema de control de tracción y estabilidad conectado para impedir cualquier error humano, además de restringir elecrónicamente la posible reacción salvaje de un agresivo por escencia.

En la primera curva cerrada a la izquierda se comprueba la estabilidad y eficiencia del sistema de control electrónico, junto a la suspensión deportiva propia de M, que prácticamente mantiene al M3 sin vaivenes laterales, además de un casi nulo movimiento de nuestro cuerpo gracias a las butacas deportivas que luchan contra las fuerzas laterales que tratan de arrrastrarnos. Da la sensación que las butacas fueron diseñadas para personas delgadas, ya que alguien de contextura más gruesa podría experimentar la sensación de que no quedar bien encajado en el asiento, aunque esa percepción se nos olvida cuando comenzamos la prueba extrema.

En los primero metros recorridos constatamos el alto nivel de insonorización de la cabina, a diferencia del gran estruendo que pudimos escuchar cuando estábamos en nuestra posición de espectadores, rugir que es percibido con poca intensidad en la cabina y que es de gusto entre quienes buscan “sentir” más el auto. Imaginamos que esta es la razón por la cual el nuevo M5 incorpora un sistema que transmite el sonido del motor a través de los parlantes del equipo de sonido.

Al salir de la mencionada curva, el instructor nos ordena acelerar para disfrutar del impulso y estabilidad en las próximas curvas de menores grados que se aproximan. Es la oportunidad para comprobar la rapidez en la transmisión automática de 7 velocidades, cuya respectiva marcha se despliega en la pantalla ubicada entre el velocímetro y el cuentarevoluciones graficada con el característico color naranjo de la marca. Finalmente llegamos a la última y más complicada curva en U del circuito, a la que se debe ingresar con precaución, aunque en este deportivo se percibe nuevamente la notable asistencia del control de estabilidad.

Tras esta última curva, la recta de Las Vizcahcas se devela ante nuestros ojos y la orden de nuestro instructor es clara: “!A Fondo!”. Obviamente le hacemos caso y pisamos el acelerador hasta su límite para exprimir toda la capacidad deportiva para lo cual fue creado este modelo, que repota una aceleración de 0 a 100 km/h bajo los 5 seg. (4,7 seg.). La seguridad y control al volante son evidentes, lo que se acentúa con una suave y efectiva reacción en sus frenos al momento que nos acercamos nuevamente a la primera curva descrita.
Fueron 6 vuelta en total sobre este auto, las cuales permitieron tener un feeeling y cercanía con éste, uno de los deportivos ícono de la industria automotriz.

Conduciendo el BMW X6 M

Tras la prueba del M3 Coupé, nos indican a través de la radio que es momento de seleccionar otro M. Justo detrás, se encuentra el X6 M y raudamente tomamos el mando del volante. Pasamos de un coupé que gusta rascar el suelo a un SUV que eleva considerablemente nuestro anterior centro de gravedad, por lo que nuestro prejuicio nos dice que en esta ocasión habrá que adaptarse a movimientos pendulantes: no hay que ser prejuiciosos en la vida, en muchas ocasiones nos lleva a pre-evaluaciones erradas.

Realizando la misma prueba y con las mismas 6 vueltas, la conducción de este SUV nuevamente nos da una cátedra de la ingeniería alemana. Las principales diferencias que pudimos detectar en la breve conducción con respecto su hermano de menor estatura y dos puertas, fueron que las butacas eran considerablemente más anchas y el recorrido del pedal de freno mucho más largo, aunque sus prestaciones en el circuito nos hicieron olvidar por completo que estabamos al mando de un vehículo de grandes dimensiones y con un peso vacío de más de 2 toneladas (2.380 kgs).

El X6 M monta la misma configuración V8, con un motor levemente superior de 4.4 lts, capaz de emanar 555 hp a 6.000 rpm y 680 Nm entre las 1.500 y 5.650 rpm, cualidades que se pudieron experimentar en las salidas más bruscas de este SUV, que acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 seg. mientras que la velocidad máxima está limitada a 250 km/h. Destacable fue la soberbia estabilidad en curvas, ya que, pese tener una altura considerable, los movimientos laterales eran muy leves.

Cecilia Bolocco y BMW

Hace ya un buen tiempo que la marca alemana tiene a Cecilia Bolocco como embajadora de BMW en Chile. Si bien, su presencia despertó el interés del público asistente y fotógrafos, más aún lo fue su demostración de conducción, en la cual la ex Miss Universo chilena hizo demostraciones como giros de 180º en reversa y aceleraciones en recta que bordearon los 180 km/h.

En resumen, una excelente experiencia que nos entregó una cercanía con los últimos modelos de la aclamada saga M de BMW. A continuación, una serie de imágenes captadas en la ocasión.

Abrir chat
Powered by