Blog

Latest Industry News

PRUEBA DE MANEJO: Nissan 370Z, el Antídoto Para Tranquilizar a los Puristas Extremos

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-01

Un deportivo con historia, de fieles seguidores y también con detractores que no simpatizan con su llamativa y provocadora estética. El Nissan 370Z es importado directamente desde Japón, fiel heredero del 350Z, continúa con la configuración motriz V6, en este caso aumentando su cilindrada en 200 cc. hasta los 3.7 lts., logrando una potencia máxima de 322 hp, junto a un torque peak de 366 Nm.

Un agrado haber podido testear la versión con caja manual de 6 velocidades. Destacable también la puesta a punto de su suspensión, configuración de carrocería y plataforma, características diseñadas para sacar sonrisa a los puristas, quienes sentirán un “alivio” al pisarlo a fondo, teniendo en cuenta su increíble estabilidad y la seguridad que entrega su amplio eje trasero, permitiendo maniobras extremas sin inmutarse. A continuación, las impresiones dejadas. Precio: $26.490.000 (versión automática)

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-02

El oficio de escribir pruebas de autos es de por sí una labor con tintes subjetivos, ya que lo que puede parecer sensacional para uno, puede que no lo sea tanto para otro. De ahí la confianza que el lector deposita en quien escribe y su entrega de apreciaciones acerca de un vehículo determinado. Aquí, el comentarista de autos, y su nombre, tiene bastante peso para quien confía en el juicio, gusto y feeling de quien está tras el teclado, cámara y/o micrófono.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-03

Bueno, teniendo claro esto, y confiando en las palabras de quien escribe, simplemente la evaluación realizada al Nissan 370Z es resumida en un solo adjetivo, es un auto FAN-TÁS-TI-CO. Comenzando con el look que ofrece el modelo, en este caso una unidad bañada en una atractiva tonalidad gris, la que combina muy bien con unas llantas negras de 18” que montan neumáticos de 225/50 en el eje delantero y de 245/45 en el tren trasero (la versión automática que se vende viene equipada con llantas de 19”), las que dejan entrever unos calipers color rojo, conformando una trilogía tonal perfecta.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-12

Además, la unidad probada, un Nissan 370Z asociado a una transmisión mecánica de 6 velocidades, adolece de una serie de alerones y deflectores de aire que lo hacen verse un tanto alegórico. En cambio, se presenta sin grandes accesorios, destacando la ausencia del alerón trasero montado sobre la tapa del portamaletas y los filos en el delantero, mostrándose con un look y línea bastante más estilizada y elegante, casi uno de los puntos que pueden llevar a decidirse o no por este modelo, tomando en cuenta que al comparar ambas configuraciones, definitivamente ésta es bastante más recatada y proyecta una imagen más refinada y menos aspiracional.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-05

De frente, el Nissan 370Z es imponente, claro que para una mejor vista es mandatorio flectar las piernas y mirarlo desde más abajo, es uno de esos autos que no devela fácilmente su ángulo óptimo para fotografiarlo. Tiene luces de posicionamiento LED verticales en sus costados y los focos principales son bi-xenón. Destaca la forma en como sus laterales siguen una línea abultada hacia los lados, en sintonía con el diseño de los grupos ópticos en forma de boomerang.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-06

Su sección trasera también es bien llamativa, destacando los enormes arcos de rueda salidos hacia los costados y la doble salida de escape de gran diámetro, los que no son ornamentales, ya que si se le mira por debajo, el grosor de los escapes se mantiene en todo el trayecto hacia el motor, no como en algunos modelos donde sólo las bocas son amplias. Los focos traseros también están bajo el concepto de forma de boomerang, con una tercera luz de freno de amplias dimensiones en la parte central superior y una luz antiniebla en una posición central baja que recuerda al indicador de freno de los Formula 1.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-11

La luneta va muy recostada e incluye la antena de radio. La tapa se levanta para ofrecer un pequeño espacio de carga de apenas 195 lts. donde inteligentemente se agregó un cubre equipaje, para que la carga no quede a la vista a través de la mencionada gran luneta.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-04

En su vista lateral, el Nissan 370Z se muestra muy aerodinámico, y de hecho lo es, con un coeficiente de 0.29 Cx. Muestra un alargado capó y una brusca caída en la línea del techo, con pequeñas ventanas y otras pequeñísimas tras el pilar C. Vale la pena aquí mencionar que la visión hacia los lados es bien reducida, por ejemplo saliendo de una casa o edificio para integrarnos a la calle, por lo que hay que tener mucho cuidado, ya que no hay sensores de tráfico cruzado, así como tampoco cámara de retroceso ni sensores de estacionamiento, remontándonos a una actitud de conducción como si se tratase de un vehículo de los años ´90. Las originales manillas son otro de los detalles que resaltan desde esta perspectiva, las que resultan bien cómodas, además de integrar un pequeño botón para destrabar el seguro, si es que no se realiza la operación con el mando a distancia, ya que reconoce la proximidad de este control y activa la operación de los mencionados botones.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-24

MOTORIZACION

Un potente motor V6 de 3.7 lts. se encarga de empujar al Nissan 370Z, y decimos empujar porque este deportivo cuenta con tracción trasera. Los 332 hp de potencia salen a la luz a las 7.000 rpm, mientras que su torque máximo de 366 Nm se hacen presente a las 5.200 rpm. Sin embargo, el empuje de este deportivo se siente a bajas revoluciones, considerando que a las 1.500 rpm entrega 250 Nm, mientras que a las 3.000 rpm se empina por sobre los 325 Nm. Cuenta con inyección secuencial multipunto y cierre variable de válvulas VVEL (Variable Valve Event and Lift), además de CVCT (Continuously Variable-valve Timing Control), sistema que regula la apertura de válvulas para mayor rendimiento y performance según la exigencia que se aplique al motor.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-07

Nissan no informa oficialmente el desempeño de su modelo 370Z, sin embargo, algunos medios internacionales cifran su aceleración de 0 a 100 km/h en unos 5,3 seg, siguiendo a los 200 km/h en 18,5 seg. estableciendo una velocidad máxima de 250 km/h.

Eso sí, el motor no se siente tan suave y fluído como uno quisiera, con una aceleración que es progresiva más que explosiva. Se percibe vibraciones y un roce algo tosco al pisarlo a fondo, con una ascención en las revoluciones que nos hubiese gustado fuese menos aspera. Lo mismo sucede con la vibración que se transmite a la palanca de cambios, la que ofrece cambios cortos y de correcto engranaje, aunque su operación sea algo ruda. Aún así, continuamos enamorados del modelo en su conjunto, en un vehículo que definitivamente está apuntado a los más puristas, aunque es cómodo para conducirlo en ciudad al entregar un preciso comportamiento a bajas revoluciones, recordando que se trata de un motor aspirado (sin turbo), resaltando también aplaudibles recuperaciones, sobretodo en carretera circulando en sexta marcha. A 120 km/h, viaja a 2.750 rpm. El fabricante informa un consumo de 14 km/lt en este “hábitad”, mientras que en ciudad reporta 7 km/lt.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-08

La maniobrabilidad que entrega la dirección asistida del Nissan 370Z es todo un placer. Se trata de una dirección precisa, copia y lee muy bien el camino, además de entregar un muy buen radio de giro, considerando que las dimensiones de este “japo” son de 4.246 mm de largo y 1.845 mm de ancho, estableciéndose una distancia entre ejes de 2.550 mm, y con un alto de tan sólo 1.315 mm.

Los frenos son precisos, netos y hay que acariciar suave y reguladamente el pedal para que la detención no sea brusca, dan mucha confianza y seguridad para esas maniobras en carretera donde se requiere precisión y operabilidad quirúrgica.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-51

Y precisamente es en carretera donde el Nissan 370Z es el rey. Se desliza muy bien y su maniobrabilidad es formidable. A alta velocidad entrega una seguridad como pocos, y aquí el ancho de su tren trasero es uno de los reponsables de tal performance. Este deportivo “Made in Japan” se “sienta” muy bien en el eje trasero cuando es acelerado a fondo, tanto así, que en ocasiones da la sensación de leve pérdida de lectura del eje delantero, pese a que informa una distribución de peso de 53/47 en el eje delantero y trasero, respectivamente, especificándose que dicha configuración ha sido diseñada para que en situciones de aceleración y curvas logre la perfección del 50/50. Y sin el ánimo de ser redundantes, es el eje trasero el que nos entregó la confianza para realizar ciertas maniobras, donde comprobamos su fiel adherencia y nulo desencaje de la línea impuesta. El Nissan 370Z circula como si fuese montado sobre un riel.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-25

El peso de 1.535 kgs. en orden de marcha (con todos sus fluidos y considerando sólo al conductor a bordo) podría ser otro punto que podría mejorarse en la próxima generación, en especial si se desea jugar más con este deportivo nipón, hablemos de drifting, o bien cuando hay que enrrielar un descontrolado eje trasero al desconectarse el control de estabilidad y tracción, control que es poco permisivo y que apaga sin tapujo un impetu inicial, anulando inmediatamente una intención desbocada por parte del conductor, extrañándose la posibilidad de alguna modalidad de conducción que permitiese regular esa “censura”, con una intervención menos intrusiva que permita jugar entre el límite de lo cívico y salvaje.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-09

Subirse al Nissan 370Z ya requiere de una actitud deportiva para quien se las quiere ver frente al volante, y también como copiloto. Aquí podría decirse que uno no se sube al auto, sino que se lo pone, una buena analogía sería la sensación de colocarse un zapato o un traje a la medida, una maniobra asociada a superdeportivos como el Ferrari 458 Italia. La distancia entre las únicas dos plazas delanteras y el piso es mínima. Si a eso se le agrega un regulación de la altura del asiento bien baja, es un buen ejercicio el de “ponerse” y “sacarse” este deportivo, asientos que son del todo deportivo y que después de un rato podrían tornarse algo incómodo por su dureza. Se pueden deslizar y reclinar eléctricamente con unos switchs ubicados en una posición atípica, mientras que la regulación de altura y lumbar se deben realizar de forma manual con 2 grandes rotores ubicados a los costados. Tras los asientos hay una gran barra metálica que actúa como elemento estabilizador y de control de torsión de la carrocería que entrega una sensación de estar en un deportivo de alta performance.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-30

La configuración del tablero es bien atractiva, aunque algunos pudieran encontrarla algo retro, considerando que se trata de un modelo disponible en el mercado desde el año 2009, con 3 relojes ubicados en la parte alta de la consola central direccionados hacia el conductor que indican temperatura de aceite, voltímetro y un reloj, en ese mismo orden de izquierda a derecha, sin duda uno de los detalles más llamativos que le entregan un carácter muy deportivo al habitáculo.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-38

Bajando por la consola central hay un compartimiento con una tapa que se levanta, donde se pueden guardar objetos, una invención para justificar un espacio considerado para un sistema multimedia de Nissan, cuya configuración de botones y pantalla replica a aquellas presentes en la marca de lujo de Nissan, la conocida Infiniti, un sistema que no fue incluido en los modelos que llegan a Chile.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-32

Siguiendo hacia abajo está una radio simple, aunque con un buen sonido, del fabricante de audio Bose (no cuenta con sistema bluetooth para conectar teléfonos), integrando un sistema sensible a la velocidad que aumenta y baja automáticamente el volumen, con 6 parlantes y 2 subwoofers. El recorrido de esta sección culmina con tres grandes selectores rotatorios para manejar el sistema de climatización. Así todo, gusta esta configuración tosca, obligando al conductor a enfocarse netamente en el andar del vehículo y sus testigos análogos, sin elementos distractores que lo focalicen en otro asunto.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-37

El túnel central se muestra elevado debido al bajo centro de gravedad, permitiendo una postura muy cómoda del brazo. Cuenta con acolchados a los costados de su parte baja para apoyar las piernas de los ocupantes y monta un corto y preciso selector de cambios con detalles en metal y cuero. Delante de éste, el botón de señalizadores de emergencia o hazard a la izquierda y a la derecha una de los chiches del modelo, el selector de conducción sport, el cual activa un sistema denominado SynchroRev Match, el cual emula la conocida técnica “punta y taco” levantando automáticamente las revoluciones al engranar una marcha más baja para alcanzar el régimen de revoluciones del motor requerido en esa transición, lo que resulta muy agradable al andar.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-27

En el mismo túnel central se montan unos switch para activar la calefacción de los asientos, un espacio para una botella o para dejar objetos y un apoyabrazos con tapa, bajo la cual hay un espacio de pequeñas dimensiones, y que permite guardar objetos y el celular, considerando que es aquí dentro donde se localiza una conexión USB y AUX. Tiene el delicado detalle de un sacado en su lado izquierdo a través del cual puede pasarse el cable del teléfono para situarlo, por ejemplo, en el espacio considerado para transportar la mencionada botella o vaso. El conector USB es muy lento en su carga, casi que sólo logra mantener la carga actual del teléfono.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-28

El cuadro de instrumentos es absolutamente deportivo, con el cuentarrevoluciones como reloj central, en cuyo interior hay una pequeño cuadro que muestra la marcha engranada, dejando a la derecha el velocímetro y a la izquierda un computador de navegación que entrega una serie de datos como autonomía restante, doble odómetro parcial, odómetro general y rendimiento de combustible, entre otros. Otro de los detalles es que el movimiento de regulación del volante en altura es acompañado con el cuadro de instrumentos, ya que ambos elementos se mueven al unísono. No cuenta con regulación de profundidad, lo que parece casi impensado en un vehículo de estas características, aunque no es difícil encontrar una correcta posición de manejo.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-33

El encendido es a a través de un botón y hay un espacio al lado izquierdo de la columna de dirección en la que se puede insertar el comando a distancia, lo que es bueno, ya que al abrir el auto avisa que la llave está dentro de la cabina.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-10

Sentados, y al mando del Nissan 370Z la visión es buena, a través de un parabrisas que no es tan amplio. Los espejos laterles tienen una correcta posición y tamaño, permitiendo una muy buena visivilidad de lo que suceda atrás. Lo mismo con el retrovisor al interior de la cabina, se ve bien a través de la luneta, por lo que hay una cómoda y atenta visualización de lo que sucede en el exterior.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-20

En resumen, el Nissan 370Z es un auto ideal para el purista que busca sensaciones directas, un digno heredero de la familia Z iniciada en 1969 por el famoso Datsun 240Z, seguido del Nissan 280ZX, luego por el famoso Nissan 300ZX en sus dos generaciones, y por último sucesor directo del famoso Nissan 350Z. Muy recomendable para quienes buscan un deportivo reflejado en características técnicas, estéticas y de andar, resaltando su baja posición de manejo y considerable envergadura, y destacando su ancho eje trasero que lo transforman en un vehículo que entrega una excelente seguridad en maniobras de baja y alta velocidad, peleando a la par con otros exponentes de segmentos más altos, y a un valor considerado recatado para el conjunto de habilidades que ofrece.

test-prueba-nissan-370-z-autolujo-nota-21

Abrir chat
Powered by