Blog

Latest Industry News

PRUEBA DE MANEJO: La Atractiva Deportividad del Citroën DS3 Cabrio

Comenzamos las pruebas de manejo en AutoLujo.cl con este Citroën DS3 Cabrio, un digno representante de la escencia deportiva enmarcada en la línea DS de los franceses, el que demostró tener un fuerte y nervioso carácter, sin perder la capacidad de “comportarse” en situaciones que invitan al relajo, gracias a su impecable desempeño en bajas revoluciones, sobretodo cuando se hace irresistible destaparlo en esos atardeceres de ciudad o playa.

Un diseño adictivo, elegante y deportivo, con detalles que llaman la atención y atraen miradas con intensidad, esas que alguna vez se llevo su predecesor, el famoso Saxo VTS. Llantas, cromados y luces LED son algunos elementos que visten atractivamente a este compacto de tracción delantera, sin olvidar lo que significa tener la posibilidad de transformarse y entregar un ambiente abierto a sus ocupantes con sólo apretar un botón. Una opción a considerar frente a exponentes del mismo segmento como MINI S Cooper, Audi A1 y Alfa Romeo Mito.

El Citroën DS3 Cabrio que se comercializa en Chile a través de Citroën Chile (quienes facilitaron la unidad de prueba de las fotos) emplea un motor bencinero de 1.6 lts. Turbo THP de 4 cilindros en línea y 16 válvulas que va montado transversalmente y logra una entrega de potencia de 155 hp a 6.000 rpm, trabajando en conjunto con una transmisión manual de 6 velocidades. Lo destacable de este bloque es su torque, el cual se eleva hasta los 275 Nm a 4.750 rpm, transformándolo en un vehículo bien ágil y cómodo para sacarlo de la inercia, además de entregar recuperaciones con carácter.

Oficialmente, el Citroën DS3 Cabrio reporta una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 seg y una velocidad máxima de 234 km/h., números que implican desplazar una masa cuyo peso en vacío alcanza bajos 1.165 kgs.

Dispone de frenos de discos en las cuatro ruedas que incluyen ABS y AFU (Ayuda al Frenado de Urgencia), entregando una sensibilidad que se agradece y respondiendo con altura a las necesidades del momento.

Las dimensiones del Citroën DS3 Cabrio alcanzan los 3.948 mm de largo (casi 4 mts.), 1.715 mm de ancho y 1.483 mm de alto, permitiendo una distancia entre ejes de 2.464 mm. Al observar su proporcionalidad, extrañamos que la plataforma sea un poco más ancha y baja, sin embargo el andar de este francés se percibió muy deportivo y a la altura del segmento que representa, mostrando una inmutable conducta en exigencias laterales en sinuosos tramos como la ruta hacia Farellones y el camino costero entre Reñaca y Concón.

Si bien se hace llamar Cabrio, tal condecoración es representada por una cubierta de lona retráctil que destapa toda la cabina a modo de techo panorámico, manteniéndo los pilares y prácticamente toda su estructura lateral, lo que le significa mantener gran parte de la rigidez y torsión del modelo coupe en el que se basa, aunque la ausencia de techo fijo ha sido compensada con un reforzamiento en el chasis que ha agregado sólo 25 kgs. adicionales a la unidad en comparación al DS3 Coupe.

La apertura de capota ofrece 3 posiciones y se opera a través de un switch situado en la consola del techo, ahí donde se ubican las típicas luces de cabina y lectura para los pasajeros de adelante, permitiendo una apertura parcial del primer tercio, luego se desliza completamente sin intermedios hasta descubrir los asientos traseros, para finalizar con un ingenioso sistema que acuesta la luneta y deja espacio para recoger aún más la capota, entregando un flujo de aire más directo a los ocupantes y ofreciendo su faceta más Cabrio, valga la redundancia. Eso sí, en esta última posición, se pierde por completo el campo de visión del retrovisor, lo que puede resultar un poco inseguro para conducir, dejando la vigilia de lo que sucede atrás exclusivamente a los espejos laterales, los que gracias a sus generosas dimensiones entregan confianza al conductor. El Citroën DS3 Cabrio demora 16 segundos en descapotarse completamente y la operación puede ser realizada hasta una velocidad de 120 km/h.

El empleo de un techo de lona en distintas configuraciones (negro en la unidad de prueba) le entrega un estiloso look al Citroën DS3 Cabrio, claro que por otra parte admite el ingreso de mayor ruido a la cabina, lo que se percibe claramente cuando, por ejemplo, se circula al interior de un túnel.

Como sello distintivo se encuentran sus luces LED de navegación conformadas por 6 luces redondas dispuestas verticalmente a cada lado, además de los grupos ópticos traseros con la misma tecnología de iluminación entregando un efecto 3D y el distintivo logo DS en sus costados.

Asimismo, este modelo mantiene la clásica “aleta de tiburón” dispuesta en sus costados, a la altura del pilar B o tras las puertas, lo que hace parecer que el techo flotara en el aire, uno de los detalles más característicos del modelo.

El diseño de apertura del maletero tipo circular es novedoso y fue necesario desarrollarlo por la configuración del modelo. Pese a que en Citroën se jactan de tener el mayor espacio respecto a los modelos de su segmento, igualmente hablamos de apenas 245 lts. los que se pueden ampliar al botar los asientos traseros.

INTERIOR

Partamos mencionando que el acceso a la cabina resulta muy cómodo, en particular gracias a la altura que entrega el vehículo, lo que no hace necesario agacharse tanto para entrar al habitáculo, lo que constituye un importante factor a considerar si lo que también se busca es un uso diario práctico del vehículo.

El Citroën DS3 Cabrio mantiene la configuración y diseño interior que lo vio nacer en 2010 (año en que tuvimos la oportunidad de estar al volante de una de las unidades presentadas en su lanzamiento oficial por parte de Citroën Chile). Destaca su interior en cuero y los asientos delanteros que brindan una sujeción impecable gracias a su diseño tipo butaca.

La correcta posición de manejo también es fácil de encontrar, con el asiento del conductor que permite regulación en altura, junto al conocido y voluptuoso volante que también puede modificarse en altura y profundidad. El asiento del copiloto replica la misma configuración y las modificaciones de ambos se realizan manualmente, no ofreciendo un sistema eléctrico. Ambas plazas incluyen una rueda en sus costados que permiten accionar el sistema de calefacción de asientos.

Un detalle importante que afecta la comodidad del copiloto es que éste no dispone de manillas donde sujetarse. Se entiende que la típica manilla superior haya sido suprimida por una cuestión de estética al descubrirse el techo/capota. Sin embargo creemos que una barra situada a la derecha de la consiola central, por ende a la izquierda del acompañante, como se ve en otros modelos, es necesaria para que el copiloto pueda afirmarse, ya sea ante una conducta agresiva del conductor o bien en simples vueltas de esquina. Ni siquiera la puerta dispone de una manilla que permita cumplir esta función de sujeción, es decir, el copiloto queda a merced de la gravedad y debe ser muy creativo e ingenioso para sortear las fuerzas G.

Atrás el cuento es otro. Si bien se observa una sobria y correcta propuesta, el espacio no es de los más ideales para adultos. Sin embargo, el tema de la manilla está muy bien resuelto, al ser integradas de manera sutil y acertadamente mediante un diseño que las mimetiza delante de los parlantes traseros, cumpliendo con ofrecer la necesidad de apoyo por parte de los ocupantes, independiente de que el espacio sea reducido, siendo necesario que los asientos delanteros no vayan muy atrás, considerando a ocupantes adultos. Es en este punto donde Citroën puso ojo, ya que la zona de la guantera fue concebida con un diseño que ofrece una especie de “sacado” desplazando dicho compartimiento más al fondo y permitiendo mayor espacio para las piernas del copiloto, y por consiguiente entregando la posibilidad de que éste pueda ir con su asiento más adelante, entregando así más lugar a las piernas del ocupante que va a atrás.

Otros detalles ha considerar son su tablero cubierto con un material que imita a la famosa Fibra de Carbono, un sobrio diseño cuadrado de los ductos de ventilación y la limpia propuesta de botones para operar el sistema con climatizador. En la consola central se aprecia una pequeña pantalla que despliega datos de navegación como recorrido y consumo promedio, así como también información y conectividad multimedia, permitiendo sincronizar smartphones a través de bluetooth, además de ofrecer entrada USB y un enchufe de 12V, ambos al costado derecho de la manilla del freno de mano.

El cuadro de instrumentos también presenta una cómoda lectura, con el velocímetro como elemento central, dentro del cual se incluye el medidor de temperatura en la parte inferior, junto al cuentarevoluciones e información en pantalla digital (kilómetros, marcador de bencina, etc.) a ambos costados.

Escondido tras el volante, bajo las palancas de señalizador-luces y limpiaparabrisas, se encuentran los importantes sistemas de mando que brindan comodidad y seguridad al volante, y que permiten dejar al manubrio libre de botones. Así, al lado izquierdo se ubica el Cruise Control, sistema muy cómodo y útil en carretera, además de un limitador de velocidad que suprime algún arrebato no programado. A la derecha, el mando permite el manejo del volumen de la fuente de sonido y el control de las distintas operaciones asociadas al sistema multimedia.

La consola central integra la palanca de cambios que nos recuerda a una pelota de tenis, empleando una combinación de metales y cuero y rodeada por una base metálica. La misma combinación de materiales es utilizada para vestir la manilla del freno de mano.

El apoyabrazos central es fundamental para la postura ergonómica de conducción permitiendo una cómoda posición y postura de brazo para pasar cambios, a una altura correcta; bajo éste se cculta un compartimiento para guardar cosas. Sin embargo, molesta cuando se requiere operar el freno de manos o conectar dispositivos en el enchufe USB que se encuentra abajo, por lo que se hace necesario subirlo y dejarlo paralelo al respaldo de los asientos.

Los pedales también son metálicos y le entregan la personalidad deportiva que merece este auto, además de incorporar un cómodo punto de apoyo para el pie izquierdo de generosas dimensiones, también fabricado en el mismo material.

Se agradece la incorporación de un sensor de estacionamiento trasero, el que se acciona automáticamente al engranar reversa, desplegando en la pantalla central un simple gráfico, el que sumado a una alerta sonora nos indica progresivamente cuando el vehículo está pronto a topar con un obstáculo.

VISIBILIDAD

La visibilidad hacia adelante es óptima gracias al parabrisas que entrega un amplio campo visual. La vista lateral y posterior también es buena y es apoyada por unos espejos retrovisores de considerables dimensiones. Pese a lo pequeña de la luneta, esta permite una correcta visualización de lo que sucede tras el auto, punto de vista que, como mencionábamos, se pierde al descapotarlo hasta su límite.

Por supuesto, el cielo es el gran escenario cuando el auto va con su cabina descubierta, y no cuesta ser creativo al momento de imaginar algunas circunstancias para su empleo como en mañanas que prevén un día caluroso, en los bienvenidos atardeceres de siempre o en aquellas locaciones que permiten contemplar claramente las estrellas en las agradables noches de verano.

VERSATIL EN CIUDAD Y CARRETERA

El Citroën DS3 Cabrio mostró un comportamiento muy versátil, tanto en su comportamiento en ciudad como en carretera, con una doble personalidad que entrega, por un lado una agradable conducción pareja a bajas revoluciones, y por otro siempre alerta y listo a destapar su inquieta faceta…cuando se le exigió, demostró su intrínseco performance agresivo. Se siente un andar sólido y preciso, destacando su dirección electromecánica que opera “quirurgicamente” a través de una lectura precisa y nerviosa del camino, aunque se deba gira bastante el manubrio para realizar maniobras como virajes en esquinas.

Al atractivo diseño de sus llantas de 17″ se agrega la función estabilizadora que cumplen, siendo uno de los factores importantes y significativo al momento de evaluar su desempeño, ya que sobre cada una de sus 4 ruedas se han montado unos generosos neumáticos Bridgestone Potenza de medidas 205/45, los que sin duda son una de las grandes fortalezas de este deportivo compacto.

El sistema electrónico de Control de Estabilidad ESP, el Repartidor Electrónico de Frenada (REF), junto a los frenos ABS con Ayuda al Frenado de Urgencia (AFU) trabajaron bien en situaciones donde se necesitó de correciones electrónicas para mantenerse en el trayecto y lograr un andar equilibrado, lo que quedó de manifiesto en los mencionados caminos hacia la montaña y bordeando el mar. Para quienes buscan más libertad y se inclinan por explorar autónomamente los límites de este compacto cabrio, pueden desconectar el sistema ESP a través del botón ubicado a la izquierda de la columna de dirección, siempre bajo su propia responsabilidad.

En carretera, resulta bastante tranquilizador ver que a 120 km/h en 6ta marcha, el tacómetro registra un régimen de apenas 2.200 rpm, lo que evidencia que su velocidad crucero es considerablemente superior. El auto va descansado y oficialmente la firma de Francia reporta un rendimiento en carretera de 20,4 km/lt a 90 km/h, mientras que en ciudad el consumo es establecido en 10,6 km/lt, dejando el registro mixto en 15,6 km/lt.

Considerando una capacidad de estanque de combustible de 50 lts la autonomía mixta queda en algo cercano a los 750 kms. Por supuesto, frente a un manejo ágil y presionado, hay que poner atención en que el consumo aumenta considerablemente. En el cuadro de instrumentos se despliega información que muestra la cantidad de kilómetros que se pueden recorrer con la bencina que queda, el que varía fuertemente dependiendo del estilo de conducción.

SUSPENSION

Como se espera en un vehículo de estas características, el Citroën DS3 Cabrio incorpora una suspensión que a primera se percibe rígida y dura, sin por ello dejar de intentar ser suave cuando se ve en la necesidad de sortear obstáculos en el camino, sobretodo aquellos propios de las calles en mal estado. Claro, su función de sujeción se hace indispensable para sostener los “cabeceos” y vaivenes laterales ante aceleraciones, frenadas y curvas. Si bien mencionábamos que nos hubiese gustado una plataforma más ancha y baja, la suspensión, junto a los excelentes “zapatos” que calzan sus llanta”, se encarga de hacernos olvidar que rodamos sobre un vehículo se ve más alto y angosto de lo que uno quisiera.

SEGURIDAD

Sumado a los mencionados elementos de seguridad electrónica activa para tracción y frenado que buscan evitar un accidente o colisión, se encuentra el denominado sistema de seguridad pasivo, el que se ve obligado a actuar cuando el pirmero no funciona. Hablamos de items como airbags, los que están disponibles en la parte frontal para pasajero y copiloto (este último desconectable para poner sillas de niños), laterales para los asientos delanteros y los denominados “de cortina” que se encuentran listos para operar desde los laterales del techo. Los cinturones de seguridad de 3 puntas poseen el sistema de pretensores pirotécnicos, sumado a la condición de deformación programada de la carrocería.

LO BUENO

– Diseño Exterior e Interior
– Dirección Directa y Precisa
– Admirable Estabilidad y Comportamiento en Curvas (buena plataforma y suspensión)
– Cómoda Posición de Manejo
– Exquisito ronquido en ralentí y bajas revoluciones

DETALLES AUSENTES

– Se Extraña el Sistema Start/Stop para desconectar automáticamente el motor (mejor rendimiento en ciudad).
– Falta de elementos como manilla que permita sujeción al copiloto.
– Tapa de bencina sólo puede operarse con la llave, sin posibilidad de accionarse desde la cabina.

Abrir chat
Powered by