Blog

Latest Industry News

PRUEBA DE MANEJO: BMW X5 xDrive30d, el Placer de Conducir…un Diesel

BMW tiene voz en el segmento de los SUV (Sport Utility Vehicle) de lujo, aunque debemos decir SAV (Sport Active Vehicle), como lo identifican los alemanes. Y como no, si fueron los alemanes quienes inventaron el nicho, cuando en 1999 lanzaron la primera generación del multiproposito X5, modelo con el cual sentaron un precedente y animaron a otras marcas a seguir su apuesta.

En AutoLujo.cl, probamos la tercera generación el nuevo BMW X5 2014, en su versión diesel xDrive30d, modelo recientemente lanzado en el mundo y en Chile, fabricado en la planta de Spartanburg, Carolina del Norte en EE.UU., al igual que el resto de la Serie como los próximo X4 y X7, y los actuales X3 y X6. Incorpora cambios estéticos relevantes en su diseño, principalmente a través un nuevo frontal más agresivo y con mayor carácter, además de notorias modificaciones en su interior, las que lo han vuelto más refinado y elegante, recordando ese ADN presente en los gloriosos modelos de los germanos de los años ´80 y ´90.

El reactivo motor de la conocida configuración de 6 cilindros en línea y 3.0 lts. con TwinPower Turbo es el encargado de animar a este “petrolero” que ofrece 254 hp a 4.000 rpm, y destaca por el potente torque de 560 Nm disponible entre las 1.500 y 3.000 rpm, sumado a la caja automática de 8 relaciones, la que finalmente entrega movilidad a las 4 ruedas, entregando cifras que le permiten desenvolverse con agilidad y soltura en ciudad y carretera, y que hacen olvidar que se trata de un vehículo que sobrepasa las 2 toneladas (2.145 kgs.). Y esto queda demostrado con un impecable 0 a 100 km/h en apenas 6,9 seg., junto a una velocidad final reportada por BMW de 230 km/h. Precio desde 42.990.00 para las versiones diesel. Más fotografías e información al continuar la nota.

En la prueba de AutoLujo.cl a la tercera generación del multipropósito BMW X5, en su versión diesel xDrive30d, pudimos comprobar la versatilidad y conveniencia de los actuales motores con combustión por compresión de BMW. El sonido típico de este tipo de propulsores puede percibirse desde el exterior del vehículo, aunque se deba poner atención…en su interior, es casi imperceptible. Luego, al acelerar la unidad, el motor del BMW X5 xDrive30d transforma su sonido a algo parecido a un V8, desapareciendo la percepción de ir rodando sobre una unidad diesel, una metamorfosis que es muy bien recibida.

En términos de consumo, el BMW X5 xDrive30d rinde el máximo tributo a lo que los alemanes denominan EfficientDynamics, la tecnología enfocada en eficiencia y rendimiento, con un consumo reportado por la firma de 14 kms/lt en ciudad y 17 kms/lt en carretera, números que obviamente varían dependiendo del modo de conducción. A distintos ritmos de manejo en carretera, y bajo ciertos eventos de exigencias, podemos hablar de un real en torno a los 12 y 14 kms/lt, lo que es un excelente rendimiento para un vehículo de estas características, sumado a la diferencia de precio a favor del diesel. A través de los modos de manejo EcoPro, Comfort y Sport, este BMW X5 xdrive30d puede adecuarse a los “estados de ánimo” del conductor, siendo la primera la más económica, activando el “modo de planeo”, el cual entre los 50 km/h y 160 km/h desacopla el conjunto propulsor cuando se levanta el pie del acelerador y no se pisa el freno. Los actuales y futuros propietarios del BMW X5 30d notan, y notarán, una considerable disminución en los gastos asociados a combustible, lo que siempre es bienvenido.

El nuevo BMW X5 2014 es un poco más largo y ancho, mientras que su altura disminuyó. Hablamos de un vehículo que alcanza los 4,886 mm de longitud (+29mm), 1.938 mm de ancho (+5mm) y 1.762 mm de alto (-14mm). Sin embargo, la batalla o distancia entre ejes se mantuvo en 2,933 mm. Pese a lo anterior, los alemanes informan que se logró una reducción de peso de 90 kgs.

Hablando de su look, el mayor cambio que muestra la nueva generación del BMW X5 es, sin duda, su frontal, siendo el primer modelo de producción que integra este sensata nueva cara, vista por primera vez en el conceptual BMW X4 presentado en el Salón de Shangai del año pasado. Se trata de un diseño con más carácter y personalidad, el que inmediatamente capta la atención, integrando grupos ópticos de última generación, con una intimidante “mirada” que llama a que se le abra paso. Como siempre, los redondos neblineros bajo los focos principales terminan por completar el conjunto de luces delanteras, y que en esta nueva versión van más juntos.

En la parte trasera, el look es algo diferente, sin un cambio tan notorio como el de su frontal, en una estrategia de producto que no buscó una renovación radical del este modelo, el que presenta un excelente desempeño en sus cifras de ventas a nivel mundial, evitando así los riesgos asociados a una nueva apuesta, y respetando las líneas y concepto del modelo anterior. Aún así, hay cambios importantes: el nuevo BMW X5 integra luces LED en su retaguardia, situándolo en los actuales parámetros de la industria, y siguiendo el diseño de los últimos modelo. Además el sistema automático para abrir y cerrar el portalón trasero ha sido integrado de serie, lo que resulta muy cómodo, con una apertura que también puede ser comandado con el control remoto o desde el interior de la cabina, sistema que por primera vez se integra en el X5.

Siguiendo la tónica de los nuevos modelos de BMW, para encender la unidad no es necesario el uso de llave, sino que remotamente el vehículo reconoce el control, y sólo basta con presionar el botón de encendido y apagado. Junto a éste, se ubica el botón de conexión y desconexión del sistema Start/Stop, asistente que hoy se ve con mayor frecuencia en el mercado, el cual desconecta automáticamente el motor cuando se pisa el freno y se está detenido por un tiempo. Así, en situaciones como semáforos o tacos, con una alta frecuencia de movimiento/detención, optamos por su desconexión.

En su interior, la nueva generación del BMW X5 presenta cambios que se agradecen. Partiendo por el cuadro de instrumentos, el que vuelve a integrar todos los relojes al presentarse como un solo conjunto, y no como esferas aisladas como se ve en el modelo que sucede. Hay una clara y mejorada lectura de los números del tacómetro y velocímetro que es bienvenida, sobretodo en un vehículo que alcanza rápidamente altas velocidades, aunque asistencias electrónicas para tal efecto están disponibles, como el limitador de velocidad y el cruise control, junto a la posibilidad de programar una alarma sonora cuando el vehículo sobrepase una determinada velocidad.

La consola central mantiene la configuración sobria de los alemanes, aunque en esta nueva generación del BMW X5 se ve una mejor ambientación entregada por los distintos instrumentos y materiales. Como decíamos en un principio, el cuadro de instrumentos trajo a la memoria aquella época de oro de los interiores de BMW, representados por los diseños de interiores y relojería de los años ´80 y ´90, siempre con esa luminosidad naranjo tenue que, para los seguidores de BMW de toda la vida, siempre es grato volver a ver.

También, hay evidencias de que el BMW X5 es un vehículo que cumple con las comodidades asociadas al consumidor norteamericano. Lo dicen la serie de amplios compartimientos en las puertas,que pueden albergar hasta botellas de 1.5 lts. en las puertas delanteras y de 1 lt. en las traseras, junto a los cómodos posavasos frente a la palanca de cambios, mientras que la guantera es de pequeñas dimensiones y una de las víctimas de la mejora aplicada a todo el tablero, el cual se angostó, mejorando estéticamente y permitiendo una mejor visibilidad, sumado a que ahora el conductor va en una posición de manejo más alta. Atrás quedó aquella pantalla empotrada; hoy se transforma en una moderna y de mayores dimensiones que flota en la consola central.

Integra la famosa perilla iDrive, a través de la cual se puede comandar todo lo relacionado al sistema multimedia y opciones disponibles a través de la pantalla, con una interfase que no resulta muy intuitiva, específicamente para el manejo de los archivos de audio, tornándose algo complicado, pero que al cabo de una breve práctica se logra entender. El sistema de audio es de buena calidad, aunque sin deslumbrar a los más exigentes. Existe la opción de integrar un equipo de las reconocidas marcas Bang & Olfusen y Harman Kardon.

Continuando con la sección de la palanca de cambios, vemos un conjunto muy bien distribuido que respeta las proporciones, con la original palanca de cambios propia de BMW, la cual acciona la caja de cambios de 8 velocidades, con posibilidad de manejar los cambios manualmente, sin incluir levas en el volante, lo que se acostumbra a ver en autos más deportivos, aunque la ausencia de éstas no implica que el el nuevo BMW X5 no ofrezca esta “faceta”.

La posición de manejo es muy cómoda, permitiendo una conducción elevada , o bien, adoptar una agradable posición deportiva, la que queda muy ergonómica para emplear en combinación con el amplio apoyabrazos central, un punto que refleja el amplio interior del modelo. Los asientos de la versión probada son de cuero y regulables eléctricamente. Asimismo, una serie de aplicaciones en madera le otorgan una ambientación exclusiva y clásica, configuración que puede ser variar, según el gusto del cliente. El techo panorámico eléctrico de apertura doble presente en la unidad también es un buen punto donde los pasajeros de las plazas delanteras y traseras pueden disfrutar del aire libre.

El BMW X5 xDrive30d entregó agradables sensaciones en la conducción. El examen 0 a 100 km/h develó lo formidable de su reactivo motor de 6 cilindros en línea y 3.0 lts. alimentado con diesel. Y por supuesto, el violento torque de 560 Nm se hizo presente, sobre una unidad que en todo momento mantuvo estabilidad y aplomo al piso, siempre con el sistema de control de tracción conectado, que en los BMW funciona muy bien, un elemento de seguridad que borra las imperfecciones y que podríamos considerar como imprescindible en este tipo de vehículos.

Sin embargo, la suspensión puede no ser la idónea en ciertas ocasiones, ya que se percibió un exceso de recorrido que se transmitió a la cabina, con oscilaciones que, en ciertas ocasiones, sería preferente borrar, por lo que se extraña la posibilidad de poder contar con un sistema de suspensión regulable. Quienes gustan de sensaciones más extremas, no se sentirán molestos, todo lo contrario, agradecerán ese movimiento torsional transmitido a la cabina que devela que se va sobre un chasis animado, sin embargo, al viajar en familia en carretera o camino de tierra, lo ideal es que los niños no se mareen, y que la sensación de desplazamiento sea neta, sin mucho vaivén. Precisamente es en este punto donde la suspensión tiene mucho que ver.

La capacidad del portamaletas parte en los 650 lts. para ampliarse hasta 1.870 lts. con los asientos abatidos. Dispone de la típica cortina retractil para tapar la carga, la cual se puede desmontar muy fácilmente el ingreso de carga de mayores dimensiones. En el piso, ofrece ganchos de amarre, los que van sobre dos rieles para ajustar posición.

En resumen, un modelo que vimos más cercano al ADN de BMW, con un motor diesel que llama a los más escépticos a conocer sus virtudes. Si en algún minuto se pensó que BMW estaba exagerando en lo que a funcionalidad y minimalismo respecta, hoy este modelo llega con algo más de condimento, haciendo honor a su slogan que reclama lo que es suyo, mediante una actualización que refleja que “el jefe está de vuelta” (The Boss is Back).

A continuación, la información oficial de BMW del nuevo X5, más fotografías y videos.

Nuevo BMW X5 by Claudio Retamal

Abrir chat
Powered by