Blog

Latest Industry News

Prueba de manejo: BMW M235i, la Implosion y Deja Vu en la Deportividad de los Alemanes

Para quienes han seguido a BMW por años, y hablamos de aquellos fieles que vienen de los ´80 y ´90, experimentarán un grato “Deja Vu” al volante del nuevo BMW M235i, despertando recuerdos de la configuración deportiva de la época de oro de BMW representada por las primeras generaciones de la Serie 3, recordando que fue en la segunda de 1985 cuando se masifica a la conocida división ///M de los alemanes, con el nacimiento del flamente BMW M3.

Gracias a la unidad facilitada por Williamson Balfour Motors, representantes oficiales de la firma alemana en Chile, nos impregnamos con la deportividad, prestaciones y belleza del nuevo BMW ///M235i, en esta nueva prueba de manejo realizada por AutoLujo.cl – Precio: $33.900.000

Y lo que afirmamos no es un mero capricho ni arrebato subjetivo, ya que lo que ha hecho BMW con la nueva Serie 2, la que representa la segunda generación de la pasada Serie 1 Coupé, es precisamente volver al concepto original del Serie 3, específicamente en lo que respecta a su escencia compacta, la que se fue perdiendo en cada nueva generación al aumentar sus dimensiones. Hoy la Serie 3, y la nueva Serie 4 Coupe (correspondiente al nuevo nombre que se le ha dado a la Serie 3 de 2 puertas) son vehículo considerablemente más grande del que dictó su origen.

Por ello, se puede decir que BMW inició hace algunos años una fase de implosión, cuyo objetivo es resucitar un concepto de auto, si bien no tan pequeño, más compacto, con entregas y carácter neto y deportivo, iniciativa que se inició en 2003 con la Serie 1, en sus versiones hatchback y coupé, siendo la variante de 2 puertas la que cambió de nombre a Serie 2 Coupe, resucitando el pasado de los oriundos de Bavaria al revivir la misma la nomenclatura Serie 2 del modelo de los años ´60, la misma que fue reemplazada por la Serie 3. De ahí que se identifique a la nueva Serie 2 de los alemanes como un proceso de implosión, una acción que es contraria a la explosión y que busca volver a los orígenes.

Y el primero que marcó esta implosión, fue el asombroso BMW Serie 1 M, vehículo al que solamente se le integró una transmisión manual de 6 velocidades (demostrando su fuerte escencia purista) y que llegó a Chile hace algunos años, y del cual se vendieron un número considerable de unidades en el país sin gran difusión ; claro, los más entendidos y apasionados sabían que este exponente alemán no era un lanzamiento cualquiera y que tendría una limitada producción que no logramos entender, pero que al parecer será rectificada con la llegada del nuevo M235i, y del esperado ///M2, el cual sería presentado a fines de este año.

Hoy, el máximo exponente de la nueva Serie 2 es el BMW ///M235i, a la espera del lanzamiento del próximo ///M2, lo que debería ocurrir antes de que finalice el año, modelo que incluso promete quitarle el trono al actual M3/M4 en cuanto a las sensaciones que entrega. El ///M235i testeado por AutoLujo.cl es un modelo que ha pasado por las manos de la ///M Performance, aunque no se trate de un ///M puro. Sin embargo, la sensación que nos ha dejado esta prueba es que los oriundos de Bavaria están de vuelta más fuertes que nunca, a través de un modelo que nos hizo recordar a exponentes como el 323i del año 1986, y claro, el mítico M3 de la misma generación, deportivos que transmitieron reacciones netas y más conexión del piloto con la máquina, haciendo participe una serie de sentidos, entre ellos el acústico, mediante el clásico “ronroneo” y sonido del motor 6 en línea de 3.0 lts. con TwinPower Turbo.

Algunas Consideraciones

El BMW ///M235i es un auto que definitivamente hay que verlo en vivo. Hay una serie de detalles que no son reproducibles a través de imágenes y videos, ya que el modelo se reserva su grado de impacto para quienes tienen el privilegio de tenerlo en frente. Incluso, y según nuestro parecer, las primeras imágenes oficiales del BMW M235i provenientes directamente de la firma, no son testimonio suficiente para cautivar con la intensidad que lo hace el deportivo de manera presencial, con detalles como su imponente frontal, alargado capó y proporcionada silueta, entre otros.

La nueva Serie 2, y el nuevo BMW ///M235i es más grande que la generación anterior. Estamos frente a un deportivo alemán que ha aumentado en 72 mm su longitud, estableciéndose en 4.432 mm. Su ancho llega a los 1.774 mm, es decir, crece en 32 mm, mientras que su distancia entre ejes también se extiende 30 mm, llegando a los 2.690 mm. Al crecer el ancho de su carrocería, también lo hace su distancia entre ruedas, donde las delanteras lo hace en 41 mm (1.521 mm), mientras que las traseras se estiran en 43 mm hasta los 1.556 mm, es decir, es más ancho en su eje trasero, lo que va en directa relación con su configuración de tracción trasera.

Lo interesante de esta esta nueva generación Serie 1/ Serie 2 es que ambos vehículos se diferencian claramente entre sí, lo que no ocurría en la pasada primera saga, donde prácticamente la diferencia radicaba en que uno era hatchback y el otro era el mismo modelo con portamaletas extendido. Hoy, cada uno de los exponentes presenta personalidad propia, con una figura frontal, lateral y trasera con tintes propios.

Algunos detalles estéticos están en sus espejos, los que integran señalizadores, y sus focos delanteros bi-xenón. En su parte trasera se han dispuesto luces de diodos luminosos o LED en forma de L. También, es formidable el diseño apreciable desde su forntal, específicamente las nervaduras que nacen desde los clásicos riñones de la mascarilla, cuya línea termina en los soportes de los espejos laterales.

Los parachoques representan la presencia de la división ///M en el modelo, mostrando grandes aperturas en los delanteros que asisten a la refrigeración de frenos y motor, así como también al paso del aire de manera eficiente para entregar una aerodinámica mejorada a CW 0,29 en esta nueva generación del coupé de la Serie 1, hoy Serie 2 Coupé.

En su parte trasera se ve una figura algo cuadrada protagonizada por los mencionados focos LED, además de mostrarse más deportivas que las otras versiones actuales, al ostentar doble salida de escapes de considerables dimensiones y con el detalle de estar pintados en negro. Funcionalmente, ahora la nueva Serie 2 ofrece un maletero de mejor apertura, además de crecer en volumen hasta los 390 lts (+20 lts.).

Debemos ser sinceros, antes de tener el vehículo en nuestras manos, había ítems que definitivamente no nos convencían, principalmente en lo que respecta a su interior. A través de las fotografías oficiales, percibimos una cabina demasiado básica y que no estaba a la altura de la “estirpe” del modelo, mientras que el diseño del manubrio no lograba cautivarnos.

Luego, al sentarnos por primera vez en su cabina, aquella errónea percepción desaparece inmediatamente, ya que los alemanes de BMW, reconocidos por su sobriedad en el concepto práctico de diseño en sus interiores (a veces demasiado), han sabido convivir con el límite de lo puramente funcional, agregando el condimento justo y necesario a secciones como el tablero y cuadro de instrumentos que satisfacen a los ocupantes. ¿El Manubrio? elegante y convincente, con un diseño clásico que integra modernidad mediante una serie de botones para operar el sistema multimedia y controles de velocidad (limitador y control crucero), otro elemento que hay que ver en vivo para convencerse.

Sensación de Manejo

Al subirse al BMW ///M235i, pisar su freno y luego pulsar el botón de encendido (sin introducción de llave gracias a su sistema de reconocimiento de llave remoto), se percibe inmediatamente el carácter agresivo de éste, con una potente acelerada inicial automatizada, que sobrepasa las 2.000 rpm, entregando un ronco sonido, característicos de los clásicos motores 6 en línea de los alemanes, el que en esta variante se presenta con un desplazamiento de 3.0 lts., asistido por la tecnología TwinPower Turbo, resultando en 323 hp de potencia entre las 5.800 rpm y 6.000 rpm, y permitiendo un importante torque que se eleva hasta los 450 Nm, disponibles casi de manera inmediata, al manifestarse entre las 1.300 y 4.500 vueltas de motor, siempre entregando movilidad al tren trasero.

Es un deportivo que se comporta muy dócil y “ubicado” en ciudad. En carretera es un placer rodar sobre él, y entrega un nivel de relaciones a altas velocidades envidiable: a 120 km/h apenas roza las 2.100 rpm. Esta “magia” ocurre gracias al desplazamiento no menor de su motor de 3.0 lts,, aunque básicamente es obra de su caja de cambios automática de 8 cambios, siendo la última sobremarcha la encargada de mantener “sosegado” al propulsor.

La aceleración de 0 a 100 km/h del BMW ///M235i es de 4,8 seg., considerando el empleo de la caja automática deportiva de 8 velocidades, y que es elemento de serie en el modelo, no así en otras versiones de la Serie 2, donde la automática “normal” es de serie, siendo la versión deportiva un elemento opcional, transmisión que, entre otros detalles, considera la inclusión de levas o paletas en el volante para el paso de las marchas, así como también la incorporación del sistema Launch Control para aceleradas controladas electrónicamente desde los 0 km/h. El depòrtivo también puede ser equipado con una caja manual de 6 velocidades, la que permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,0 seg. La velocidad final, tanto para las versiones con caja automática como mecánica, ha sido limitada a 250 km/h.

El consumo oficial reportado por la firma es de 9 kms/lt en ciudad y de 17 kms/lt en carretera, cifras que se lograrían con una conducción muy recatada, y casi irreal si consideramos las prestaciones que ofrece el BMW ///M235i. Incluso, al límite legal de velocidad en las carreteras de Chile (120 km/h), el consumo estuvo en torno a los 15 km/lt, lo que es una excelente cifra considerando las dimensiones del motor. En ciudad, hablamos de 7 a 8 kms/lt., eso considerando salidas ágiles, aunque sin exprimir al máximo lo que se tiene a disposición al presionar el acelerador.

Como es común en las transmisiones automáticas de BMW, el M235i ofrece 4 modalidades de condución a través del Driving Experience Control, sistema que transforman considerablemente el carácter y reacciones del auto mediante modificaciones en la sensibilidad del acelerador, volante y paso de marchas, desde lo más recatado representado por la opción ECO PRO, para luego destaparse paulatinamente en las siguientes configuraciones COMFORT, SPORT y SPORT +.

La eficiencia es la que manda en la modalidad ECO PRO, con una serie de sistemas enfocados en el máximo rendimiento de combustible, como el modo planeo, a través de la propulsión por inercia, que desacompla el conjunto propulsor cuando se retira el pie del acelerador, al circular a una velocidad de entre 50 km/h y 160 km/h, acción que es asistida a través de un asistente gráfico en la pantalla digital bajo el cuentarrevoluciones, el que indica el momento óptimo para reducir la presión en el acelerador.

En la opción COMFORT hay más soltura al andar, ideal para ritmo ciudadano, y con respuesta necesaria para ciertas solicitudes urbanas. Sin embargo, es en la modalidad SPORT donde esta fiera alemana destapa su carácter, transformándose en un potente deportivo que intimida, convirtiendo su compuesta actitud en un desenfrenado arrebato, aunque siempre elegante y digno. Aquí, las aceleradas “a fondo” se perciben intensas, logrando esa sensación de presión corporal contra el asiento, y modificando sustancialente el régimen de paso entre las marchas a niveles superiores a las 3.000 rpm, entregando una experiencia al volante que cautiva, produce adicción, y que invitan a “pisarlo” y a jugar con él en próximas oportunidades.

La transmisión también entrega una sensación de seguridad y control única, ya que al momento de desacelerar o soltar el acelerador, la caja se mantiene engranada ejerciendo un cómodo enganche, en vez de pasar a marchas más bajas, como sucede en la mayoría de los vehículos, manteniendo la asistencia y control del motor hasta los últimos segundos antes de la detención, haciendo de la conducción una experiencia más precisa y supervisada, en vez de quedar a merced de la inercia y gravedad.

Los más experimentados querrán jugar con la opción SPORT +, opción en que las asistencias electrónicas de tracción y estabilidad desaparecen, dejando “cruda” las reacciones de este alemán y en manos del expertise del conductor, el que necesariamente debe contar con una considerada experiencia al volante.

Uno de los detalles percibidos en la prueba de AutoLujo.cl al BMW ///M235i fue la sensación entregada por su plataforma, llámese chasis, con componentes de reglaje específicos de la división ///M, el cual devela una rigidez que se percibe en todo momento, sobretodo en situaciones y maniobras algo extremas, gracias al empleo de aceros altamente resistentes, entregando una seguridad y estabilidad que suman más puntos al amor florecido a primera vista con el modelo, comprobándose el énfasis que BMW entrega en este detalle, al mencionar que el deportivo consta de “una carrocería de gran rigidez torsional, con un reglaje especifico de chasis para transformar la potencia del motor en dinamismo superior”.

Asimismo, el bajo centro de gravedad que ofrece la unidad, y la deportiva posición de manejo a ras de suelo y con el habitáculo desplazado hacia atrás entregan una exquisita sensación al volante. Los cortos voladizos (zonas de la carrocería que sobresalen por delante de las ruedas delantes y por detrás del tren trasero) también entrega un deportivo performance a la unidad. Desde su interior, pareciera que se rueda sobre un vehículos de mayores dimensiones, sobretodo como se proyecta el alargado capó a través del parabrisas, quedando a nivel de los ojos/nariz, considerando la posición del asiento en su punto más bajo.

Sonido

El motor de 6 cilindros en línea de BMW montado longitudinalmente es un sello dentro de los fabricantes alemanes, entregando ese sonido ronco y sumbido que muchos deben conocer. Un ronronear que los hace reconocibles, incluso con los ojos cerrados…es el típico sonido de BMW. Como hemos venido repitiendo, este BMW ///M235i hace honor a la escencia de la marca y pareciera amplificar esa sensación, al borde del romanticismo y la nostalgia de épocas pasadas.

Sumado a este recuerdo, está la impresionante melodía que emana de sus escapes, los que se permiten la licencia de generar las típicas explosiones asociadas superdeportivos, al momento de desacelerar la unidad bruscamente luego de una pisada a fondo, un arrebato que, por lo general, se reserca a vehículos alta performance, y que en el BMW ///M235i se hace presente, dando más de lo que se espera y llamando a no subestimarlo.

Suspensión, Llantas y Neumáticos

La suspensión ///M juega un rol importante en el desempeño de la unidad, acercándolo en 10 mm al piso, además de ofrecer una “elastocinemática especial en el eje delantero”. Como es de esperar, es una suspensión rígida que sujeta muy bien cuando hay variaciones y desniveles en el camino, con la “delicadeza” propio de un deportivo de alto desempeño como el BMW M235i.

Las llantas de 18″ incorporadas en la unidad testeada también son de la línea ///M, con 5 rayos (en realidad prodriamos hablar de 10 ya que cada rayo es doble). Se ven bien y al límite de la correcta proporcionalidad con todo el conjunto, aunque también existe la posibilidad de incorporar opcionalmente unas de 19″, las que deberían entregar aún un mejor look y percepción de la unidad en su totalidad.

Los neumáticos incorporados son de la firma Bridgestone y su modelo Potenza, con medidas que alcanzan 245/35 en el eje trasero y 225/40 en el delantero, es decir, un perfil más alto y menos anchos en los delanteros, configuración que develan el carácter deportivo del germano, y que le permiten doblar mejor. Son neumáticos de alta adherencia High Grip, los cuales tienen el sistema Run Flat, donde ante la eventualidad de un pinchazo, pueden rodar hasta por 200 kms. a una velocidad máxima de 80 km/h, pérdida de presión es reportada inmediatamente en el cuadro de instrumentos, identificando el neumático exacto que está con problemas.

Este es el punto que puede llegar a incomodar, y provocar algún grado de malestar, en sus actuales y futuros dueños, y que hacen meditar si las calles de Chile realmente están preparadas para recibir este tipo de vehículos, aunque tanto se hable de que ya no son las de antes, aseveración que también nos tenía convencidos.

Si el BMW 116i ///M que AutoLujo.cl probó a inicios de este año considero un cuidado extremos para circular por las calles, este BMW ///M235i llama aún más a la precaución, casi sin perdonar errores por su configuración de suspensión, llantas y neumáticos, por lo que se debe circular con extremo cuidadi y atención en el camino, sobretodo en aquellos a los que no se está habituado.

Claro, teniendo claras las rutas y una especie de circuito en el que acostumbramos a rodar, no debería haber problemas, pero si por ejemplo, nuestro trayecto de la casa-trabajo es de aquellos que presentan irregularidades importantes, el BMW ///M235i será una buena práctica para el volanteo y precisión continuos con el fin de evitar la caída en algunos de aquellos “cráteres”, incluso no tantos.

Es por esto, y como sucede con muchos de los usuarios de modelos como el M3, que este tipo de vehículos se disfruta más como segundo auto y para sacarlo a “estirar las piernas” de vez en cuando y en zonas conocidamente seguras representadas por algunas calles, autopistas y carreteras, y no como un vehículo de uso diario, aunque lo anterior no anule la posibilidad de tenerlo como medio de desplazamiento para el día a día.

Y se aprovecha la instancia para hacer un llamado a las autoridades correspondientes para que se preocupen por el estado de las calles, sobretodo en comunas donde supuestamente existe un mejor vivir, pero que igualmente evidencian una serie de hoyos en las calles que son una vergüenza y un crimen no sólo para este tipo de vehículos, sino para muchos, perjudicando a las personas que circulan en ellos, así como también a un negocio más fluído y en crecimiento que busca cautivar a clientes más escépticos.

Frenos

El BMW ///M235i integra frenos que hacen honor a la famosa letra deportiva de bavaria, y que estéticamente se ven muy bien en la unidad testeada, ya que la tonalidad azul de los calipers, que incorporan el logo ///M, combina muy bien con el color gris del vehículo. En las ruedas delanteras, se han implementado un sistema con 4 pistones que muerden los discos, mientras que en las traseras son 2 los encargados de afirmar y frenar la unidad. La respuesta de éstos es precisa e inmediata, permitiendo una confiada conducción. Incluye el sistema de secado de discos y pastillas, así como también un mecanismo de compensación de fading, fenómeno que aparece al utilizar continuamente el sistema y que hace perder la eficiencia de estos, principalmente por el calor.

Existe la posibilidad de incorporar opcionalmente un sistema de frenos aún más eficiente, los ///M Performance, que considera la integración de discos de frenos de mayores dimensiones, remachados y perforados, identificables a través de los calipers disponibles en color rojo, naranjo o amarillo.

Dirección

Sin duda que es una de las “delicias” que entrega el BMW ///M235i. La dirección electromecánica con la que ha sido dotado este “bávaro” funciona con una suavidad y precisión y hacen pensar que se va montado sobre un riel, aportando a una sensación de conducción y precisión que hace olvidar cualquier atochamiento o largo viaje. Además, sumado al sistema Servotronic, que ajusta la dirección según velocidad, incluye la dirección deportiva variable que nuevamente aplaude el ingenio y capacidad intelectual de la ingeniería alemana: Se trata de un sistema de cremallera variable cuyo objetivo es girar menos el volante para girar las ruedas, mecanismo que se agradece cuando se debe estacionar, y que luego presenta una metamorfosis para adaptarse a la esencia y precisión de BMW a altas velocidades y línea recta.

Interior

El interior del BMW ///M235i mantiene los cánones de sobriedad que caracterizan a estos fabricantes de Alemania. Sin embargo, la calidad de los materiales presentes en tablero, cuadro de instrumentos, manubrio y tapiz irradian en el habitáculo, recordándonos que estamos al interior de una exclusiva unidad.

Los asientos son los correspondientes ///M de Alcantara, con un entramado tipo panal de abejas en su parte central y con costuras en aquella tonalidad azul más clara que forma parte del logo ///M. Ofrece una extensión para las piernas y cuenta con regulaciones básicas, así como también de altura y basculante propia de vehículos deportivos. También, tiene sujeciones laterales para las inevitables fuerzas G laterales, tanto en las piernas, como a la altura de las caderas. Estas últimas pueden ser modificadas en su anchura, gracias a un switch eléctrico ubicado al lado que enfrenta la puerta, tanto en el asiento del piloto como del copiloto. Se trata de la única opción electrica, ya que por lo $ 33.900.000 que cuesta el BMW ///M235i se accede a asientos de operación manual. Para implementarlo con asientos de regulación eléctrica es necesario desembolsar US$1.400 adicionales (alrededor de $800.000 con cambio de sólar de $567).

Las butacas traseras permiten acomodar a un adulto, incluso de gran estatura, aunque deba a entrar a negociar con el ocupante de uno de los asientos delanteros para encontrar una comodidad aceptable. Sin embargo, los asientos incluyen un sacado en su parte posterior que coincide con la ubicación de las rodillas y piernas para mejorar la experiencia. Según BMW, esta nueva generación de la Serie 1 Coupé, ahora llamada Serie 2, ofrece 21 mm más de espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras y 19mm más de distancia de techo. De hecho, comprobamos que al sentarnos en la parte trasera, la distancia de la cabeza con el techo queda justa, aunque casi sin tocarlo.

Entre los dos asientos se ubica un cómodo y ancho apoyabrazos forrado en cuero, el que se puede deslizar para mayor comodidad. Cuenta con dos paletas en la parte delantera, las que se presionan independientemente para acceder a un primer compartimiento para guardar elementos de pequeñas dimensiones, mientras que el otro permite acceder a una gaveta más profunda, en la cual se encuentran las salidas AUX y USB, además de un sistema adaptable que permite encajar un smartphone.

Siguiendo delante del apoyabrazos, se encuentra la perilla del sistema iDrive para comandar todo lo referente al sistema multimedia y otras configuraciones, seguido de la palanca de cambios característica de BMW, con una forma más compacta y deportiva que la que se ve en otros modelos de BMW. Nuevamente, se percibe y destaca de mejor forma al verla en vivo, e incluye el botón de desbloqueo a la izquierda, para pasar entre D, neutro y reversa. En directa D, la palanca puede moverse hacia la izquierda con el fin de utilizar la caja de manera manual, a través de la misma palanca, o mediante las paletas ubicadas tras el volante. La palanca de cambios ofrece un botón P (Parking) en su parte superior para un acceso rápido, y su base se encuentra rodeada por un sobrio detalle en plástico gris brillante. Su uso develó una base precisa y sólida, sin movimientos que sugirieran una falta de ajuste, demostrando nuevamente lo prolijo y exacto del trabajo alemán.

A la izquierda de la palanca de cambios se ubica el switch para navegar por los distintos modos de conducción o Driving Experience Control (ECO PRO – COMFORT – SPORT – SPORT +). Sobre este, el botón que permite desconectar el sistema de asistencias electrónicas de estabilidad. Luego, un par de cómodos y prácticos apoyabazos que cuentan con tapas para transformarlos en prácticos espacios para colocar monedas, control/llave del auto y otros elementos. Para terminar, la base con un enchufe/encendedor y un cenicero. Vale la pena mencionar que este divisor dispuesto entre las butacas es de gran altura, y si de conduce con el asiento a baja altura, la sensación de deportividad es tremenda.

La consola central se presenta simple, integrando dos perillas protagonistas en su parte baja para regular el climatizador bizona, junto a la serie de botones para seleccionar el flujo de salida de aire, opciones de cierre de cabina, tipo de aire acondicionado e intensidad del ventilador. Sobre el control de climatización está el sistema manual para manejar el volumen, adelantar canciones y seleccionar entrada de audio (lo que también se puede realizar con los botones integrados al lado derecho del manubrio), con una apertura casi invisible para insertar un CD. En su parte superior aparecen las dos salidas de aire centrales, entremedio de las cuales se ubican los botones para intermitente de emergencia y cierre centralizado, si es que se desea poner seguro a las puertas antes de que el vehículo lo haga automáticamente cuando inicia el movimiento o si se quiere subir los pestillos, sin tener que accionar doblemente la manilla de apertura.

La pantalla integrada que flota sobre la consola central disponible en el BMW ///M235i es la más grande disponible de la Serie 2, de 8,8″, a diferencia de la otra que se incorpora en los otros modelos más abajo y que alcanza las 6,5″. en ella se despliega todo lo que tiene que ver con el sistema multimedia, además de activar automáticamente el sensor de retroceso con la conocida gráfica de BMW al engranar reversa. También, se despliega el sistema GPS integrado de fábrica, que incluye el mapa de Chile, permitiendo una visualización tanto a pantalla completa como en la mitad de ésta, dejando la otra para desplegar otra información. Incluso, es posible observar el desempeño y potencia del motor en tiempo real, a través de relojes análogos emulados digitalmente, entre otras opciones.

El cuadro de instrumentos integra el velocímetro a la izquierda, bajo el cual se ubica el indicador de nivel de combustible, mientras que a la derecha está el cuentarrevoluciones, que en su parte baja muestra una pantalla digital que despliega información asociada a los modos de conducción, además de acusar la marcha seleccionada. La pantalla representa una parte de una gran pantalla digital que continúa hacia el centro, la que ha sido ingeniosamente insertada, ofreciendo la ilusión de que se trata de 2 unidades independientes. Así, la pantalla central permite visualizar una serie de indicadores como odómetro, autonomía disponible. consumo de combustible, temperatura, y elegantemente BMW depliega el logo del modelo en la parte derecha inferior de la pantalla digital para recordarnos que estamos sobre un ///M235i.

Y el mencionado volante ///M de tres rayos forrado en cuero, con detalles en metal, permite una mejorada visualización del cuadro de instrumentos en su totalidad, punto que criticamos en la prueba del BMW 116i ///M de principios de año, donde había que discriminar ciertas zonas del tablero, ya que el manubrio impedía su correcta y completa visualización.

Actualmente, existen dos versiones de la nueva Serie 2 disponiblea a la venta en Chile:

BMW ///M235i Coupé – $33.900.000

Motor de gasolina de seis cilindros en línea con tecnología M Performance BMW TwinPower Turbo (Twin-Scroll-Turbo, inyección directa High Precision Injection, sistema de regulación variable de las válvulas VALVETRONIC y doble VANOS).
Cilindrada: 2.979 cc.
Potencia: 323 hp a 5.800 – 6.000 rpm.
Par máximo: 450 Nm entre 1.300 y 4.500 rpm.
Aceleración (0 – 100 km/h): 4,8 seg.con caja automática (5,0 seg. caja manual)
Velocidad máxima: 250 km/h (limitada electrónicamente).
Consumo promedio: 8,1 (7,6 litros)/100 kilómetros.
Valor de CO2: 189 g/km (176 g/km).
Norma de gases de escape: EU6.

Colores disponibles para el BMW M235i:

Alpinweiss (blanco)
Saphirschwarz (negro)
Mineralweis (blanco metálico)
Mineralgrau (gris)
Estorialblau (azul eléctrico)
Melbourne Rot (rojo)
Glaciersilber (plata)

BMW 220i Coupé – $22.490.000

Motor de gasolina de cuatro cilindros en línea con tecnología M Performance BMW TwinPower Turbo (Twin-Scroll-Turbo,
inyección directa High Precision Injection, sistema de regulación variable de las válvulas VALVETRONIC y doble VANOS)
Cilindrada: 1.997 cc.
Potencia: 181 hp a 5.000 – 6.250 rpm.
Par máximo: 270 Nm entre 1.250 y 4.500 rpm
Aceleración (0 – 100 km/h): 7,0 segundos (caja automática y manual).
Velocidad máxima: 235 km/h (230 km/h caja automática).
Consumo promedio: 6,1 – 6,3 litros (5,7 – 6,0 litros) / 100 kilómetros.
Valor de CO2: 142 – 148 g/km (134 – 139 g/km).
Norma de gases de escape: EU6.

Los modelos son entregados con garantía de fábrica de 3 años y mantenciones gratuitas durante los mismos 3 primeros años o 60 mil kilómetros, lo que ocurra primero.

Abrir chat
Powered by