Próximos Motores V12 de Ferrari Bajarían Cilindrada y Serían Hibridizados

Según algunas fuentes extraoficiales, la firma del Cavallino Rampante mantendría el motor de 12 cilindros en V en sus filas, aunque rebajaría la cilindrada actual de 6.5 lts. La turboalimentación no estaría entre las acciones para contrapesar pérdida de potencia, aunque sí entraría a operar un sistema híbrido.

Este eventual V12 de aspiración natural sería dotado de propulsión híbrida para sopesar la eventual rebaja de la cilindrada de 6.5 lts. y sería integrado en los próximos modelos de la italiana como el esperado primer SUV Purosangue, seguramente asociado a tracción integral, además de un próximo hypercar que se plantaría como sucesor de LaFerrari.

RESTRICCIONES AMBIENTALES OBLIGAN A MOTORIZACIONES MENOS CONTAMINANTES Y EFICIENTES

Las regulaciones medioambientales y de emisiones de gases obligan a los fabricantes automotrices a encontrar fórmulas para cumplir con esas restricciones, lo que en los últimos 10 años se ha logrado gracias al famoso downzising, es decir, rebajar la cilindrada y contrarrestar esa baja de performance con la asistencia e inyección de energía del turbo, este último como un reciclaje de energía, ya que en vez de perderse los gases de escapes expelidos por la explosión del motor a combustión, ese soplido es redirigido hacia unas turbinas que inyectan nuevamente esa energía a los cilindros, así funciona el turbo a grandes rasgos.

También está la hibridización, donde la asistencia de motores eléctricos apoyan a los tradicionales a combustión, en un proceso combinado que baja la carga en el trabajo del motor a explosión, lo que significa menos contaminación y por ahí ahorro de combustible.

Así, el purismo motriz de los V12 que otorgan la deseada sensación y empuje asociado a un motor de alta cilindrada de aspiración natural (sin turbo) es cada día más utópico, siempre con el fantasma del turbo lag, fenómeno que implica un retraso en la respuesta entre que se pisa el acelerador y la reacción del propulsor.

Por supuesto, los más afectados con estas restricciones ambientales son los motores de alta cilindrada, entre ellos los exclusivos V12 que aún son el sello y alma en marcas como Ferrari, con el 812 Competizione como el último modelo en incorporar esta fórmula de propulsión.

Los italianos ya han aplicado downsizing en sus motores V8, como es el caso de a transición tecnológica ocurrida entre el 458 Italia y el 488 GTB, bajando cilindrada de 4.5 lts. a 3.9 lts. adicionando turbo.

En 2013, el debut de LaFerrari fue toda una sensación, con un diseño y prestaciones que se robaron el protagonismo en el Salón de Ginebra, incluyendo la revolucionaria tecnología de hibridización para asistir a su colosal V12 de aspiración natural y 6.2 lts.

Ambas técnicas, turboalimentación e hibridización encontraron espacio para trabajar en conjunto en la asistencia del nuevo motor V6 de 2.9 lts. del reciente Ferrari 296 GTB, modelo que trajo de vuelta esta configuración motriz en Maranello, un flashback al famoso Ferrari Dino de fines de los ´60 y los ´70.

Lo mismo con el Ferrari SF90 lanzado en mayo de 2019, cuyos 1.000 hp de potencia son el resultado de su motor V8 biturbo y sus tres motores eléctricos.

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat