Mercedes – Benz Clase C: Nuevo Diseño, Tecnologizado Interior y 100 Kms. de Autonomía Eléctrica en Híbridos Enchufables

Toda una revelación es el lanzamiento de la nueva generación del Mercedes – Benz Clase C, tanto en su clásica figura sedán como en el station wagon identificado como Estate, ambos impulsados por motores de 4 cilindros bencineros y diésel turboalimentados, apoyados por la asistencia eléctrica gracias a la tecnología Mild Hybrid de 48v.

A éstos, se suman variantes híbridas enchufables que permiten usarlos como si se tratasen de vehículos 100% eléctricos, gracias a una ampliada autonomía de hasta 100 kms., toda una novedad y avance en el segmento que combina motores a combustión con propulsores eléctricos y con la posibilidad de ser cargados directamente desde una red eléctrica.

Mercedes – Benz decidió no continuar con los motores V6 y V8 en la Clase C. Sólo montarán propulsores de 4 cilindros turboalimentados y asistidos por electricidad. Las solicitudes comenzarán este 30 de marzo y las primeras entregas se concretarán a mediados de 2021 en Europa.

El sistema Mild Hybrid o hibridización parcial, a través del alternador arrancador integrado ISG ofrece funciones como planeo, boost o recuperación, encendiendo o apagando el propulsor a combustión sin que sea notado por los ocupantes del vehículo.

RENDIMIENTOS Y POTENCIAS

Los rendimientos combinados (promedio entre ciudad y carretera) reportados por Mercedes fluctúan entre los 13,7 km/lt y 16.1 km/lt en sus variantes bencineras compuestas por el C180, C200, C200 4MATIC, C300 y C300 4MATIC.

Respecto a los diésels, la firma de la estrella informa que el consumo mixto se establece entre los 17,2 km/lt y 20,4km/lt en las dos versiones disponibles: C 220 d y C300 d. La novedad es que el sistema Mild Hybrid ha sido por primera vez asociado a un propulsor diésel.

La potencia de los propulsores bencineros van desde los 167 hp (170 CV) hasta los 254 hp (258 CV). Con la asistencia adicional o boost de los motores eléctricos hay que sumarles un extra de 20 hp. En cuanto al torque, empiezan en los 250 Nm hasta los 400 Nm. Nuevamente, el propulsor magnetizado contribuye en cada versión a un adicional de 200 Nm dependiendo de la exigencia.

En los diésel, la entrega de poder comienza con 197 hp (200 CV) en el C 200 d junto a un par motor peak de 440 Nm, mientras que el C 300 d ofrece 261 hp (265 CV) y un empuje de 550 Nm. El apoyo de la unidad electrificada nuevamente apoya con otros 20 hp y 200 Nm mediante la intromisión del boost.

PERFORMANCE

0 a 100 km/h en hasta en 6,0 seg. y desde 8,6 seg. en la variante de entrada C 180 de los bencineros, además de una velocidad máxima que se sitúa entre los 231 km/h y 250 km/h.

Llama la atención que sea el diésel C 300 d sea el más rápido de esta primera entrega de Clase C introducidos en su debut, anotando 5,7 seg. de 0 a 100 km/h y 250 km/h de velocidad final, además de un rendimiento no menor del petrolero de entrada C 220 d de 7,3 seg. en el mismo examen de aceleración, declarando una velocidad tope de 247 km/h.

Está claro que el diésel está lejos de morir, pese a toda la mala fama que ha acumulado, especialmente desde el famoso fraude del Dieselgate destapado en 2015 asociado a malas prácticas concebidas en el Grupo Volkswagen que desató multas millonarias y envió a varios ejecutivos tras las rejas.

TRANSMISIÓN AUTOMÁTICA DE 9 MARCHAS

La caja de cambios 9G-TRONIC está presente en toda la gama del nuevo Mercedes – Benz Clase C y también hay variantes con tracción integral 4MATIC.

CAMBIO RADICAL EN EL DISEÑO

Primero está lo inmediato a los ojos: un diseño exterior que cambia bruscamente, incorporando un frontal con tintes de la actual Clase A y CLA, mientras que en su sección trasera hay reminencias de la actual Clase S, especialmente en el diseño de sus focos.

MÁS GRANDE

Al observar las fotografías oficiales del nuevo stuttgariano en su conjunto, podría pensarse que se le bajo el perfil a la famosa Clase C respecto a su antecesor, un sedán que tiene su génesis en 1982 tras el debut del recordado Mercedes – Benz 190 que se estableció como el modelo de entrada a la marca por esos años.

Una percepción que podría deberse a la proyección de su nuevo diseño y en lo que transmiten las fotografías, ya que matemáticamente, la Clase C crece considerablemente y su proporciones se vuelven más deportivas, ya que es más largo, ancho y bajo.

El sedán es 65 mm más extendido y ahora ofrece 4.751 mm., además de ampliar su distancia entre ejes en 25 mm llegando a los 2.865 mm, donde sus cortos voladizos (espacio entre cada eje y los límites de la carrocería adelante o atrás) tienen una importante incidencia, en especial el corto voladizo delantero.

Su ancho también se extiende en 10 mm terminando en una envergadura de 1.820 mm sin considerar espejos (con ellos supera los 2 mt. al sumar 13 mm y establecerse en los 2.033 mm), mientras que su altura decreció en 9 mm para establecerse en 1.438 mm.

Respecto al Estate, suma 49 mm de largo, 10 mm de ancho y 25 mm en su distancia entre ejes, reportando los mismos 4.751 mm de largo que el sedán. El ancho y la batalla (distancia entre ejes) crece en los mismos 10 mm y 25 mm, respectivamente que el sedán. Sólo se diferencia en una menor disminución en la altura de 7 mm respecto a los 9 mm del sedán, siendo más alto que este último al registrar 1.455 mm.

En resumen, los Mercedes – Benz Clase C sedán y Estate son del mismo largo, ancho y comparten distanciamiento entre ejes. Sólo se diferencian por la altura.

Respecto a los anchos del eje delantero y trasero, ambas configuraciones de carrocería ofrecen los mismos 1.582 mm y 1.594 mm, respectivos, ampliándose en los mismos 19 mm y 48 mm en el mismo orden.

MÁS ESPACIO EN CABINA

El habitáculo es más holgado en el nuevo Mercedes – Benz Clase C, ofreciendo las mismas dimensiones adicionales en su interior para las dos variantes.

La carrocería ampliada incide directamente en un mayor espacio de cabina, en especial para los ocupantes de las plazas traseras que ahora cuentan con 21 mm más de espacio para piernas y 15 mm adicionales para los codos, mientras que los pasajeros delanteros ahora disponen de 22 mm extra en la misma zona.

Quienes tengan experiencia en el anterior Mercedes – Benz Clase C también notarán más espacio a la altura de los hombros, ya que los alemanes informan un aumento de espacio de 26 mm para la sección delantera y 13 mm adicionales para los que van sentados en las plazas traseras.

El volumen del maletero de la berlina se mantiene en los 455 lts., sin embargo en el Estate crece en 30 lts. hasta los 460 lts.

En 1996 debuta la flamante opción Estate del Mercedes – Benz Clase C para ofrecer una alternativa más práctica (no más amplia) de carga, la que captó una interesante demanda en su país de origen, considerando que en Alemania, 2 de cada 3 unidades vendidas son de este modelo que podría identificarse como familiar.

El objetivo de la nueva puesta en escena del nuevo Mercedes – Benz Clase C estaría en posicionarse como la evolución natural a la que deberían aspirar los actuales clientes de los modelos de entrada de la marca, los Clase A (digamos desde la 3º generación de 2012, ya que las dos primeras fueron unos citycars similares a los Smart, casi como un modelo no asociado a la marca) y CLA (versión extendida del Clase A aparecida en 2013), con un diseño que toma principalmente el frontal de estos últimos para establecer una especie de conexión, suguiriéndoles a lo que deberían escalar, conforme avanzan en edad y ambición.

A su vez, el nuevo look del Clase C lo diferencia y rejuvenece claramente de la Clase E, aunque con las mencionadas reverencias a la Clase S, especialmente en su nuevo interior, entendiéndose como una estrategia que busca establecer una especie de amor platónico y aún no correspondido que a la distancia les cierra el ojo aunque aún no sea el momento…sin embargo, más adelante posiblemente podrán lograr esa conquista.

Hay deportividad en la nueva Clase C transmitida por secciones como el deportivo capó, además de la posición del parabrisas y cabina más atrasada. Si se mira de perfil, está el trazo moderno del techo y una luneta que se presenta inclinada, sus llantas dinámicas que pueden ser de 17″ o 19″, así como también el ancho de sus ejes.

Si antes, la parrilla frontal con la amplia estrella estaba reservada para versiones asociadas a la deportividad, permitiendo la oferta de otras opciones con la clásica estrella móvil, esta vez todos los modelos ofrecerán la 1º configuración.

Atrás, los grupos ópticos se presentan por primera vez en dos partes, una montada en la carrocería y la otra en la tapa del portamaletas, con un diseño que enfundan un nuevo estilo a las unidades. Se suman 3 nuevos colores de carrocería: azul espectral, plata high-tech y blanco opalita.

REVOLUCIONARIO INTERIOR

El habitáculo es toda una revelación en el nuevo Mercedes – Benz Clase C y dicta una importante pauta en este demandado segmento de ejecutivo de lujo medianos en el que comparten coterráneos como el BMW Serie 3 y Audi A4, además de otros foráneos como el Lexus IS e Infiniti Q50, entre otros.

Integra un tecnologizado ambiente que debutó en la reciente nueva Clase S, y el protagonismo se lo lleva la enorme pantalla central que puede variar entre 9,5″ de serie o bien una de 11,9″. Emerge desde la consola central y está levemente inclinada hacia el conductor. Seguramente se transformará en el nuevo standart en el nicho de los premium, y por qué no, replicado en el habitáculo de vehículos de marcas generalistas.

La amplia pantalla central, junto al cuadro de instrumentos también digitalizado, disponible en 10.25″ o 12.3″, también inclinada hacia el conductor, conforman la interface del denominado sistema MBUX, la nueva era de infoentretenimiento e información de los germanos.

El cuadro de instrumentos ofrece tres tipos de gráficas: discreto, deportivo y clásico, mientras que la amplia pantalla central también dispone de 3 visualizaciones que pueden ser navegación, asistencia y servicio. Un cluster que se muestra cubierto por cuero sintético con efecto napa y que convive con otros materiales que cubren los paneles y tablero del habitáculo como enchapados perforados, madera y aluminio.

También hay comando por voz con el sistema “Hey Mercedes” e incluso se pueden manejar a distancia funciones del hogar con la tecnología denominada Smart Home, como climatización, luz, cortinas e incluso accionar electrodomésticos y monitoreo de movilidad al interior, tanto de visitas deseadas como no deseadas, obviamente en función de un hogar que cuente con un moderno sistema de ajustes como el Bosch Smart Home y Samsung SmartThings. De otra dimensión.

El mismo sistema MBUX reconoce señales del tránsito y sugiere cambios de pista, además de funcionar como navegador y avisar la llegada a un destino deseado. Incluye reconocimiento dactilar para desplegar datos personales, además de activar la data de conducción recopilada en el análisis del comportamiento del conductor.

La configuraciones de cabina incluidas en las fotos oficiales son bien interesantes, tanto aquella asociada a la variante sedán, donde se aprecia un sistema de iluminación ambiental y asientos en una correcta combinación de café y negro, como la que muestra el modelo Estate, en un elegante blanco para sus asientos que convive muy bien con el negro y paneles del tablero con líneas blancas verticales, todo un acierto clásico modernista.

Los asientos pueden ser los elegantes avantgarde o deportivos y estrenan una nueva técnica de fabricación que cubre el soporte del apoyacabezas montado en el respaldo.

MOTORIZACIONES ELECTRIFICADAS Y NUEVA ERA DE HÍBRIDOS ENCUFABLES DE AMPLIA AUTONOMÍA 100% ELÉCTRICA

Las baterías de los híbridos enchufables del nuevo Mercedes – Benz Clase C pueden cargarse sólo en 30 minutos con el cargador de corriente continua opcional para ofrecer un cómodo rango de 100 kms., más del doble de la autonomía del actual Clase C, sin duda toda una revolución en la industria. Estas variantes serán introducidas al mercado después de las iniciales Mild Hybrid.

No fue necesario sacrificar espacio para la implementación de baterías de mayor rango, sino todo lo contrario. La capacidad de carga del nuevo Mercedes – Benz Clase C aumenta en este nuevo capítulo en sus variantes sedán y Estate, ofreciendo mayor espacio en su maletero.

Como se comentaba al principio, todos los nuevos Clase C son electrificados o cuentan con sistema de propulsión híbrida. A diferencia de los híbridos enchufables, el resto de la gama incluye el sistema Mild Hybrid compuesto por tecnología de 48 v y por un elemento clave, el alternador arrancador integrado, una ayuda que además de permitir ahorro de combustible, disminuye la huella de CO2, es decir, contaminan menos.

El torque máximo del propulsor eléctrico es de 440 Nm y es instantáneo, como todo motor magnetizado. Su potencia puede llegar a los 127 hp (129 CV). La velocidad máxima en modalidad 100% eléctrica es de 140 km/h.

DIRECCIÓN EN EL EJE TRASERO

Entre las ventajas de este sistema opcional está la necesidad de menos vueltas del volante para realizar giros y maniobras. A una velocidad inferior a los 60 km/h las ruedas traseras giran en sentido contrario a las delanteras hasta en 2,5º. Pasado esta velocidad, las ruedas giran en el mismo sentido que las delanteras, también hasta un ángulo máximo de 2,5º.

Así, se mejora la estabilidad de marcha y seguridad a altas velocidades mejorando la rapidez en el cambio de carril y permitiendo una respuesta más inmediata ante acciones que buscan esquivar.

GALERÍA DE IMÁGENES
MERCEDES – BENZ CLASE C
SEDÁN Y ESTATE

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>