El Nuevo Mercedes – AMG SL, el Sucesor del GT Roadster

Se ve más compacto y posiblemente esta séptima generación del SL es una vuelta a las raíces iniciadas con el famoso 300 SL Roadster de 1954, hermano sin techo del famoso “alas de gaviota”.

A lo largo de sus casi 70 años de historia, el SL fue creciendo en tamaño hasta transformarse e en un descapotado más voluptuoso y señorial, ahora como sucesor del descontinuado Mercedes AMG GT Roadster, impulsado por el mismo y famoso motor V8 biturbo de 4.0 lts.

Los alemanes lo presentan como un roadster 2+2, y efectivamente, la marca valida nuestras primeras sospechas corroborando que el nuevo SL “vuelve a sus raíces”: ni que hubiésemos escrito el comunicado de prensa de los oriundos de Stuttgart😀.

Dispone de un techo blando de lona, en detrimento de un techo duro retráctil o el combinado de techo duro desmontable/lona retráctil asociado a modelos de antaño.

Mercedes dice que el renovado diseño del SL reposiciona al modelo con una puesta en escena más luminosa y purista. Los sesgos del actual ADN de la germana son más que evidentes, protagonizados por el diseño de sus grupos ópticos y la fluidez ascendente y descendente en la línea de su carrocería.

Una implosión a la génesis de modelo con claras reminencias al pasado, como las dos nervaduras del capó que lo asocian con el SL nacido en la década de los ´50. En general, el modelo retoma sus raíces deportiva que perdió tras evolucionar hacia lo recatado y señorial.

Atrás, hay un spoiler que se despliega automáticamente a partir de los 80 km/h, el cual varía su posición en 5 ángulos.

Las llantas van desde las 19″ a las 21″, incluyendo unas de 20″ que consideran unas que utilizan plástico para la reducción de peso.

HABITÁCULO

El interior también sigue la tónica de lo visto en los últimos lanzamientos de Mercedes, apostando 100% a la digitalización con una serie de pantallas, incluyendo la del cuadro de instrumentos, además del amplio y llamativo display central que sigue el concepto estrenado en el nuevo Clase C que debutó el año pasado, una pantalla algo exagerada, sobretodo si se trata de establecer una congruencia con su ancestro de los ´50, no hay mucho purismo por ahí.

Cuenta con la conocida configuración de asientos 2+2, cuya particularidad es ofrecer dos asiemntos pequeños en su parte posterior casi inutilizables por personas, salvo por algún niño pequeño, específicamente para alguien de no más de 1.5 mts. y más bien funciona como un espacio para dejar cosas como compras pequeñas, chaqueta y bolsos o equipaje menor.

La carrocería ha sido desarrollada desde 0, por lo que no comparte absolutamente ningún elemento con su antecesor, especialmente si nos referimos al AMG GT Roadster.

La rigidez torsional del modelo ha sido incrementada en 18%, con una transversal que crece en 50% y una longitudinal en un 40%. A esto hay que sumarle un bajo centro de gravedad que promete un deportivo sin techo con una dinámica de conducción sobresaliente.

MOTORIZACIÓN

El Mercedes – AMG SL se presenta en dos versiones, SL 55 y SL 63.

Ambos comparten el mismo y comprobado motor V8 biturbo de 4.0 lts. estrenado hace ya un tiempo en el Mercedes AMG GT en 2014 y posteriormente utilizado por Aston Martin gracias a un joint venture entre la británica y alemana.

El Mercedes AMG SL 63 4 MATIC+ desarrolla 585 hp y su torque peak llega a los 800 Nm entre las 2.500 y 4.500 rpm, permitiendo un 0 a 100 km(h en 3,6 seg. y una velocidad punta de 315 km/h.

Siempre con el mismo motor, la variante más recatada del nuevo descapotado germano, el Mercedes AMG SL 55 4 MATIC+ pone a disposición hasta 476 hp de poder y un toque de 700 Nm, anotando un 0 a 100 km/h en 3,9 seg y una velocidad máxima de 295 km/h.

Se trata de un deportivo contracción en las 4 ruedas (4 MATIC+) y con un renovado sistema de enfriamiento que considera un nuevo colector de aceite, un reposicionamiento de los intercoolers, ventilación activa de la caja del cigüeñal, además de optimizados ductos de admisión y escape para una mejora en el intercambio de gases.

La transmisión es la AMG Speedshift MCT 9G de 9 marchas con un embrague húmedo de arranque que reemplaza al convertidor de torque, permitiendo un ahorro de peso y optimizando la respuesta del pedal del acelerador, especialmente en las aceleradas y cambios de carga.

SUSPENSIÓN

La suspensión adaptativa AMG RIDE CONTROL es standart en el modelo SL 55 y permite un ajuste entre deportividad y confort, dependiendo del ánimo de quien va al volante, junto a una suspensión delantera multibrazo de 5 anclajes.

Para el SL 63, debuta la suspensión AMG ACTIVE RIDE CONTROL con sistema de estabilización antiderrape activo hidráulico que reemplaza al tradicional sistema mecánico, con fluidos que permiten una mejor respuesta en fracción de segundos, optimizando la dirección y cambios de carga, además del confort en el rodado en línea recta y caminos irregulares.

DIRECCIÓN TRASERA

La dirección trasera debuta en el SL, girando en sentido contrario a las delanteras por debajo de los 100 km/h y copiando el movimiento de éstas por sobre los 100 km/h, mejorando la estabilidad y maniobrabilidad.

6 MODOS DE MANEJO

El AMG DYNAMICS SELECT ofrece los modos de conducción “Slippery” o resbaladizo, “Comfort”, “Sport”, “Sport +”, “Individual” y “Race”. Además, se integra el sistema AMG DYNAMICS, integrando las funciones electrónicas como control de estabilidad, de tracción y las características de la dirección.

Por ejemplo, al dar una curva a alta velocidad, una pequeña intervención de frenado en la rueda interna trasera genera un movimiento en el eje vertical para sensible y precisa entrada a la curva.

GALERÍA DE IMÁGENES
MERCEDES-AMG SL

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat